Descubren sustancias que elimina células vinculadas con enfermedades de la edad

Descubren sustancias que elimina células vinculadas con enfermedades de la edad

Los investigadores de Mayo Clinic anunciaron el descubrimiento de tres nuevas sustancias, las cuales se suman al naciente repertorio de fármacos destinados a retrasar la aparición del envejecimiento porque apuntan contra las células senescentes, o sea aquellas que contribuyen a la fragilidad y a otras afecciones propias de la edad. Un reciente estudio de cultivos celulares humanos revela que estos fármacos, la fisetina y dos inhibidores de BCL-XL (A1331852 y A1155463) despejan a las células senescentes in vitro. Los resultados están en Internet, en Aging.

“Las células senescentes se acumulan con la edad y en los lugares de múltiples afecciones crónicas, como en el tejido graso en el caso de la diabetes, en los pulmones en las enfermedades pulmonares crónicas, en la aorta en la enfermedad vascular o en las articulaciones en la osteoartritis. En Mayo Clinic descubrimos los primeros fármacos senolíticos, o sea aquellas sustancias que eliminan selectivamente a las células senescentes sin afectar a las células normales, y esas sustancias senolíticas aliviaron en los ratones una gama de problemas relacionados con la edad y con la enfermedad. Aplicamos, entonces, el método de la hipótesis empleado en el descubrimiento de los primeros fármacos senolíticos, dos publicados a principios de 2015 y otro más adelante en 2015, para descubrir estos tres nuevos fármacos senolíticos”, explica el Dr. James Kirkland (doctor en medicina e investigación), director del Centro Robert y Arlene Kogod para el Envejecimiento.

Los investigadores de Mayo Clinic, en colaboración con el Centro Médico Universitario Groningen y el Instituto de Investigación Scripps, indujeron la senescencia en cultivos celulares humanos mediante la radiación de preadipocitos primarios, cultivos de células endoteliales de la vena del cordón umbilical humano y cultivos celulares IMR90. Luego, con la aplicación de ATPLite y un arreglo de cristal violeta, los investigadores midieron la viabilidad celular y demostraron que la fisetina y los inhibidores de BCL-XL, el A1331852 y el A1155463, despejaron las células senescentes in vitro.

Además de la fisetina y de los inhibidores de BCL-XL, entre otros senolíticos sobre los que anteriormente se informó están el dasatinib, la quercetina, el navitoclax (ABT263) y la piperlongumina. El Dr. Kirkland y sus colaboradores tienen la esperanza de que la fisetina, que está presente en baja concentración en muchas frutas y verduras, y los inhibidores de BCL-XL quizás sean más aptos para terminar traduciéndose a intervenciones clínicas que algunos otros senolíticos debido a sus bajos niveles de toxicidad.

“Nuestra predicción es que en los siguientes años, aparecerán muchos más fármacos senolíticos a paso acelerado y los mismos se mejorarán para apuntar con mayor eficacia contra las células senescentes. Si estos tres fármacos surten efecto en ensayos clínicos, entonces pueden ser transformadores. Aunque sea necesario realizar más estudios para determinar la seguridad y eficacia, esperamos que estos fármacos puedan extender el tiempo de vida y retrasar la aparición de múltiples enfermedades y discapacidades relacionadas con la edad”, añade el Dr. Kirkland.

La investigación contó con el financiamiento de los Institutos Nacionales de Salud, el Grupo Connor, la Fundación Noaber y la Fundación Ted Nash para Vida Larga.

Otros miembros del equipo de investigación son:

Yi Zhu, (doctora en investigación) de Mayo Clinic
Ewald Doornebal de Mayo Clinic y del Centro Médico Universitario Groningen
Tamar Pirtskhalava (doctora en investigación) de Mayo Clinic
Nino Giorgadze de Mayo Clinic
Mark Wentworth de Mayo Clinic
Heike Fuhrmann-Stroissnigg (doctora en investigación) del Instituto de Investigación Scripps
Laura Niedernhofer (doctora en investigación) del Instituto de Investigación Scripps
Paul Robbins (doctor en investigación) del Instituto de Investigación Scripps
Tamara Tchkonia (doctora en investigación) de Mayo Clinic

Mayo Clinic y Nino Giorgadze, así como los doctores Kirkland, Pirtskhalava, Tchkonia y Zhu, tienen un interés económico relacionado con esta investigación.NP

AJV