El fundador de Huawei afirma que EEUU no podrá destruir la compañía

El fundador de Huawei afirma que EEUU no podrá destruir la compañía

El fundador de Huawei, Ren Zhengfei, ha asegurado que "no hay manera" de que Estados Unidos pueda destruir la compañía y calificó de motivación política el arresto de su hija, Meng Wanzhou, en Canadá.

Wanzhou fue arrestada el pasado diciembre en Vancouver a petición de las autoridades estadounidenses, que busca presentar cargos criminales contra Huawei y Wanzhou por supuesto lavado de dinero, fraude bancario y robo de secretos comerciales.

"No hay manera de que EE.UU. pueda destruirnos. El mundo no nos puede dejar porque somos más avanzados. Incluso si (EE.UU.) convence a más países a que no nos usen de manera temporal, siempre podemos reducir un poco las cosas", declaró anoche Ren a la BBC al referirse a que la firma puede sobrevivir con menor comercialización.

La semana pasada, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, advirtió a sus aliados contra el uso de la tecnología de Huawei.

Australia, Nueva Zelanda y EE.UU. ya han prohibido o bloqueado a Huawei para suministrar equipo para las futuras redes de móviles.

"Si las luces se apagan en el Oeste, el Este aún brilla. Y si el Norte oscurece, aún está el Sur. EE.UU. no representa el mundo. EE.UU. solo representa una parte del mundo", añadió Ren.

Muchas de las compañías de telefonía móvil del Reino Unido, como Vodafone, EE y Three, trabajan con Huawei para desarrollar sus redes 5G, y esperan las recomendaciones del Gobierno en los próximos meses sobre si podrán usar la tecnología de esa compañía china.

Ren insistió, no obstante, que su empresa no retirará la inversión en el Reino Unido y recalcó que "confía" en el país.

"Vamos a invertir aún más en el Reino Unido, porque si EE.UU. no confía en nosotros, entonces nosotros cambiaremos la inversión de EE.UU. al Reino Unido a un nivel más alto", agregó.

Sobre el arresto de su hija, directora financiera de Huawei, Ren afirmó que la detención tiene una motivación política y la consideró "inaceptable".

EFE / RA