Espacio: Cápsula privada no tripulada Cyngus de EEUU en ruta hacia la ISS

Orbital Sciences Corp., con sede en Maryland (este), fue seleccionada por la agencia espacial estadounidense junto con la californiana SpaceX para llevar carga a la ISS.

En mayo de 2012, SpaceX se convirtió en la primera empresa privada en acoplar una nave, Dragon, en esa plataforma orbital. Desde entonces realizó dos vuelos más para llevar vituallas e instrumental a la ISS.

La cápsula Cygnus, impulsada por un cohete de dos etapas Antares, fue lanzada el miércoles a las 10H58 locales (14H58 GMT) desde la base de la NASA en Wallops Island, en la costa este de Virginia (este), y deberá llegar el domingo a la ISS.

Antares ya había realizado un primer vuelo en abril desde Wallops Island con un simulador de Cygnus.

Cygnus se separó de la segunda sección del cohete unos diez minutos después del lanzamiento, para alcanzar la órbita terrestre y desplegar poco después sus dos antenas solares. El lanzamiento fue considerado "hermoso" por los controladores de la misión.

La cápsula inició a 415 km de altitud su viaje hacia la estación espacial, a la que se acoplará el domingo a a las 11H30 GMT, marcando la cuarta llegada de una nave privada a la ISS.

"La extraordinaria contribución de Orbital nos ayuda a concretar el potencial de innovación estadounidense para mantener la supremacía de Estados Unidos en el espacio", dijo después del lanzamiento de jefe de la NASA, Charles Bolden.

El cohete con la cápsula no tripulada Cygnus despega de una plataforma en Virginia, EEUU, el 18 de septiembre de 2013

En este primer vuelo, Cygnus, con capacidad para transportar dos toneladas de carga, lleva 589 kilos de suministros, entre alimentos y vestimenta, dijo el miércoles la NASA. La nave permanecerá acoplada a la ISS durante un mes.

Cygnus se compone de dos elementos: un módulo presurizado donde se encuentra la carga, fabricado por Thales Alenia Space (filial del grupo francés Thales) y por la italiana Finmeccanica, y un módulo de servicio. Este último, producido por Orbital Sciences, contiene un generador eléctrico alimentado por dos antenas solares, así como un sistema de propulsión orbital.

Cygnus no regresará a la Tierra

Cygnus se destruirá en la atmósfera al partir de la ISS

Cuando Cyngus llegue el domingo a la ISS, dos de los seis astronautas de la tripulación de la estación utilizarán el brazo robótico para sujetarla antes del amarre. Los ocupantes del laboratorio espacial -tres rusos, dos estadounidenses y un italiano- comenzarán al día siguiente a descargar los suministros, y luego cargarán los desechos que almacenan en la estación.

A diferencia de la cápsula Dragon de SpaceX, Cygnus no podrá regresar a la Tierra y se destruirá tras su misión al reingresar a la atmósfera sobre el Pacífico.

La NASA apuesta por alianzas con el sector privado para reducir el costo de acceso a la estación orbital.

Según un contrato de 1.900 millones de dólares firmado con Orbital Sciences, la empresa transportará 20 toneladas de carga a la ISS en ocho vuelos hasta comienzos de 2016. El primero de ellos está programado para diciembre.

SpaceX, cuyo contrato con la NASA es por 1.600 millones de dólares, ya efectuó con su cápsula Dragon tres misiones a la ISS, dos de ellas para llevar carga, y aún le restan otras 10 misiones de aprovisionamiento de la estación para 2015.

SpaceX, Boeing y Sierra Nevada también acordaron con la NASA desarrollar una nave privada para transportar personas hacia la ISS y otros destinos orbitales.

Actualmente, Estados Unidos depende de los Soyuz rusos para transportar sus astronautas a la ISS, a un costo de 70,7 millones de dólares la plaza.

Para transporte de carga, la NASA cuenta también con las naves no tripuladas europeas ATV, la japonesa HTV y la rusa Progress.

Los base de Wallops Island se ha utilizado recientemente para lanzar pequeños vehículos suborbitales y globos para investigación científica.

SpaceX ha enviado su cápsula Dragon con su cohete Falcon 9 desde el Cabo Cañaveral, Florida (sureste).

Orbital Sciences efectúa lanzamientos de satélites comerciales y militares. La compañía emplea a unas 3.600 personas y su facturación alcanzó los 1.500 millones de dólares en 2012.

La NASA apuesta a los convenios con el sector privado para tomar el relevo de los transbordadores espaciales propios, el último de los cuales voló en julio de 2011, a fin de abaratar los aprovisionamientos a la ISS y transportar hacia allí sus astronautas a partir de 2015.

AFP
AG

Tags: