Especie de "súper coral" en Hawái podría salvar los arrecifes del mundo

Especie de "súper coral" en Hawái podría salvar los arrecifes del mundo

Los arrecifes de coral representan uno de los ecosistemas más importantes de todo el mundo. Según la WWF, estos animales dan cobijo a un 25% de todas las especies marinas. Eso, aun teniendo en cuenta que solo ocupan un 1% de la superficie oceánica.

No obstante, para nadie es un secreto el daño significativo que está teniendo el coral de todo el planeta debido a la actividad humana. Si revisamos cifras, la mitad de los arrecifes ha sucumbido en cuestión de 30 años. Además, el resto se ve gravemente amenazado debido al calentamiento global.

El problema es que estos ecosistemas son extremadamente vulnerables a los cambios de temperatura. La razón es que los corales tienen algas microscópicas en su superficie llamadas zooxantelas. Estas les proveen de color y alimento, por lo que su presencia es realmente importante. Sin embargo, cuando los corales son expuestos a temperaturas superiores se 'estresan' y expulsan las algas. Esto los deja sin alimento durante largos periodos y terminan muriendo, dejando únicamente su esqueleto blanco. Comúnmente esto se llama "blanqueamiento de coral".

Con la casi inalcanzable meta de detener el calentamiento global, pareciera que los arrecifes tienen sus días contados. Sin embargo, un grupo de científicos acaba de dar con una posible solución para salvar estos importantes ecosistemas. Al parecer todo se basaría en el descubrimiento de una nueva "súper especie" que podría resistir a altas temperaturas. La respuesta se podría encontrar en nada más y menos que en Hawái.

Súper coral con alta resistencia

Biólogos marinos de la Universidad de Hawaii observaron un fenómeno muy particular en la zona. En su documento publicado en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences explican que estuvieron observando el desarrollo de los arrecifes de coral de la Bahía de Kāne'ohe. Estos fueron devastados por la actividad humana entre 1930 y 1970. Allí había de todo: desembocaduras de aguas residuales, contaminación, aumento de temperatura y acidificación de las aguas.

El resultado fue desastroso: un 95% de los arrecifes de la zona murieron. Sin embargo, en la década de los 70s se ordenó mover la desembocadura de las aguas residuales a otra zona. Esto bastó para que en solo 20 años un 50% a 90% de los arrecifes de recuperara.

Normalmente en otras partes del mundo el coral no podría recuperarse de esta forma. Por eso los investigadores decidieron estudiar de cerca las especies de la zona para ver si tenía alguna característica especial. Así, tomaron muestras de la Bahía de Kāne'ohe con otras de Waimānalo, a 18 kilómetros de distancia.

Durante dos meses pusieron a las dos muestras a desarrollarse en aguas no muy favorables. Como resultado se demostró que los corales de la Bahía de Kāne'ohe eran más resistentes a las altas temperaturas que las otras. Además, demostraron mayor tolerancia en los cambios de Ph.

Este desempeño fue tan increíble que terminaron llamándolo "súper coral". La mejor parte de esto es que puede representar una posibilidad de salvación a los demás arrecifes del mundo. La razón es que existe un método para tomar pequeñas partes de coral, llamadas 'nudos', que pueden ser pegadas a un arrecife para comenzar a repararlo. Es decir, con esta especie se podría tratar de recuperar a los arrecifes existentes usándolo como medio de reparación.

Aún así, un proceso así podría ser muy caro. Lo que necesitan ahora los científicos es seguir estudiando sus propiedades e idear una forma para poder instalarlo en otras partes del mundo.

Fuente: Fayerwayer

RA