Esto es lo que hace el cerebro para que tengas la percepción de que una comida es dulce

Esto es lo que hace el cerebro para que tengas la percepción de que una comida es dulce

¿Te imaginas qué sería de nosotros si no pudiéramos distinguir los sabores y todo fuera igual? ¡Sería horrible! Por fortuna, el cerebro tiene un mecanismo que nos permite percibir el sabor de la comida y distinguir lo dulce de lo salado. Pero ¿cómo funciona? A continuación te lo cuento.

¿Cómo nos ayuda el cerebro a distinguir los sabores dulces?

Antiguamente se pensaba que el sabor que sentíamos dependía solo de las papilas gustativas. Hoy en día, gracias a estudios realizados por psicólogos conductistas, chefs, neurólogos y bioquímicos, se sabe que en realidad intervienen los cinco sentidos. Esta nueva ciencia que se llama Neurogastronomía se encarga de distinguir el sabor y aplicar todos los sentidos en ello.

Te lo explico con más detalle. Imagina que estás frente a un pastel de fresas y crema que tiene un aspecto súper tentador. Lo primero que percibe tu mente es la bonita imagen que la porción de pastel representa. La apariencia visual por sí sola puede ser suficiente para dar una idea del sabor que tendrá la comida.

A medida que lo pruebas, las moléculas del azúcar se unen a los receptores de sabores dulces de la lengua que activan las áreas sensibles de la corteza cerebral encargadas de distinguir los gustos ¿Me sigues hasta aquí?

Además, una gran parte del sabor que sentimos proviene del olor que activa aún más el área del cerebro encargada de hacernos sentir los sabores ¿Nunca te pasó que tuviste un resfrío tan grande que tu olfato no funcionaba y no sentías el gusto de los alimentos? Bueno, ahí tienes un ejemplo más que palpable de cómo interfiere el olfato en la apreciación de cualquier tipo de gusto.

Quizá también te pueda interesar: «Cómo se siente el dulce, salado, amargo, ácido (y umami) en el paladar»
Pero no solo actúan el gusto y el olfato. También el oído tiene su lugar aquí, pues escuchar el crujido del pastel entre los dientes es parte del poder que tiene nuestro cerebro en hacernos sentir el sabor dulce. Algunas investigaciones recientes demostraron que los sonidos de alta frecuencia mejoran la dulzura de los alimentos mientras que los de frecuencia baja le dan un sabor más amargo.

Inclusive al sentir el contacto con el paladar de la comida nos da la pauta de un sabor más o menos dulce de acuerdo a lo blanda que sea la preparación.

La Neurogastronomía lo que propone es que utilicemos todos nuestros sentidos para saborear cualquier platillo usando los sonidos correctos y también los olores y las texturas además de la apariencia para darle una potencia aún mayor a los sentidos y que los sabores estallan en nuestra boca.

Esto no lo hacemos en forma consciente, es decir que no pensamos “ahora tengo que oler el pastel y luego morderlo”, sino que nuestro cerebro ya está preparado para hacerlo por si mismo.

Te propongo un desafío, ¿qué te parece intentar saborear cualquier dulce paso a paso como lo explica el artículo? Pon atención a todos los sentidos y verás cómo cambiará tu percepción del gusto.

Fuente: vix / MF