Juez prohíbe el servicio de transporte Uber en España

El juez considera que los conductores contratados "carecen de autorización administrativa alguna para desarrollar la labor y la actividad que llevan a cabo supone competencia desleal", informó este martes el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Se trata de una medida cautelar adoptada por el magistrado del juzgado número dos de lo mercantil de Madrid, previa a la demanda que la Asociación Madrileña del Taxi va a interponer contra Uber.

El juez también ha ordenado a los operadores de telecomunicaciones presentes en España que "suspendan la transmisión, el alojamiento de datos, el acceso a las redes de telecomunicaciones o la prestación de cualquier otro servicio equivalente de intermediación en relación con Uber".

De la misma manera, también ha solicitado a distintas entidades de pago electrónico que suspendan las operaciones de ingreso o pago por medio de cualquier dispositivo usado por Uber, según el auto judicial hecho público.

El juez Andrés Sánchez Magro ha tomado su decisión sin tomar declaración a los representantes de Uber, alegando urgencia porque se está produciendo un "daño inmediato" a los taxistas y que la empresa demandada está "domiciliada en el paraíso fiscal estadounidense de Delaware".

El magistrado recuerda que, para prestar un servicio de transporte con un vehículo propio, la legislación española requiere que se tenga "una autorización habilitante, bien por el Estado o por la Comunidad Autónoma".

La empresa estadounidense había comenzado su servicio Uberpop en primavera en Barcelona y en septiembre, en Madrid.

La sociedad californiana, presente en más de 200 ciudades de 45 países se enfrenta a la hostilidad de los taxis o de las autoridades también en otros países.

Un juez holandés prohibió el lunes el servicio Uberpop. La compañía comunicó que seguirá actuando pese a posibles multas de hasta 100.000 euros para la empresa y de 40.000 euros para los conductores.

En Nueva Delhi, las autoridades prohibieron Uber tras la supuesta violación de una joven por uno de sus conductores.

AFP