¿Será la ciencia capaz de teletransportarnos de un lugar a otro?

¿Será la ciencia capaz de teletransportarnos de un lugar a otro?

De "Star Trek" a "Dragon Ball Z", la idea de la teletransportación ha llenado las bibliotecas de la ciencia ficción con la intención de llegar de un lugar a otro en sólo unos segundos, evitando así las grandes aglomeraciones en el tráfico de las calles o las filas a los aeropuertos, pero ¿es posible desaparecer completamente para luego reintegrarse en el destino deseado?

Diversos acercamientos ha tenido la ciencia a lo largo de las últimas décadas sobre este tema, considerando los problemas más físicos como la destrucción de la materia para reconstruirla en otro lugar, pasando por la cantidad de energía que debería utilizarse para esta acción y, finalmente, las dudas éticas que esto conlleva, con la destrucción de la conciencia o dónde queda el alma en esta ecuación.

En la teoría -que es lo más lejos que ha llegado la humanidad con esto- existen sólo dos formas para lograrlo. La primera consiste en la desconstrucción física en x para luego reconstruirse en y. La segunda es convertir a una persona en datos que luego serán transmitidos, y convertidos nuevamente en materia.

Los dos escenarios conllevan una serie de problemas tecnológicos actuales, ya que si bien las leyes de la física no se oponen -al menos en principio- sí se necesitan aspectos que aún no se desarrollan. Michio Kaku, un físico teórico estadounidense, ha estimado que el cuerpo humano está compuesto de 32 billones de células, y los científicos, principalmente China y Estados Unidos, aún están trabajando en teletransportar sin problemas a un único átomo. Sin mucho éxito, cabe destacar.

Respecto a la cantidad de energía necesaria para enviar a una única persona, los números escalan rápidamente. La Universidad de Leicester, en Reino Unido, ha establecido en una investigación teórica, que se necesitaría toda la red eléctrica de la nación por más de un millón de años, una banda ancha más poderosa de la que existe actualmente y, con todo eso, tardaría cerca de 350 veces más de tiempo de lo que ha existido el Universo enviar tal cantidad de datos.

Pero todos estos problemas se enmarcan en la tecnología que se conoce actualmente y los científicos que han tratado el tema apuestan al desarrollo de la computación cuántica para lograr la teletransportación de humanos. Kaku plantea que esta técnica podría ser creada en el próximo siglo. Pero aún no se responderían las preguntas sobre qué sucede con la persona original o si la personalidad y los aspectos que nos hacen únicos viajarían correctamente.

El otro acercamiento ha sido considerando los agujeros de gusano, esta teoría que se ha relacionado con los agujeros negro y el Puente Einstein Rosen, que habla sobre doblar el espacio, desafiando al tiempo, para acercar dos puntos que físicamente se encuentran más distantes.

Por ahora, sólo queda continuar esperando dentro del transporte convencional. Al menos, hasta que seamos capaces de enviar un átomo a otro lugar sin problemas, desde ahí, la teletransportación podría convertirse en una realidad, a pesar de que algunos investigadores se oponen a este tipo de inventos.

Fuente: elcomercio / MF