¿Un mono puede mover una silla de ruedas robótica con el pensamiento?

¿Un mono puede mover una silla de ruedas robótica con el pensamiento?

La investigación la ha dirigido Miguel Nicolelis, que en 2014 prometía un exoesqueleto movido de igual forma

En 2014, el equipo de Miguel Nicolelis, de la Universidad de Duke, anunció a bombo a platillo que una persona parapléjica, equipada con un exoesqueleto controlado con la mente, haría el saque de honor del Mundial del fútbol de Brasil. Pero el esperado momento pasó sin gloria. Una joven de veinte años, metida en un aparatoso traje que había que transportar en un coche, dio un pequeño empujón al balón en una esquina del estadio. Apenas cinco segundos, que pasaron inadvertidos a la mayoría de las televisiones. El proyecto de Nicolelis había sido recibido con escepticismo por sus colegas, que se preguntaban si la tencología interfaz cerebro-ordenador estaba tan avanzada.

Considerado como un pionero en su campo, Nicolelis ha publicado un nuevo trabajo en la revista «Scientific Reports», en el que asegura haber logrado una interfaz cerebro-máquina inalámbrica (IMC), que permite a un mono controlar los movimientos de una silla de ruedas robótica con el pensamiento. Y augura que un IMC similar en el futuro puede ayudar a pacientes severamente paralizados.

El dispositivo utiliza señales de cientos de neuronas registradas en dos regiones del cerebro de los monos. Cuando los animales piensan en moverse hacia su objetivo (un tazón de uvas) el ordenador traduce su actividad cerebral en tiempo real para hacer funcionar la silla de ruedas. «Algunas personas con discapacidad grave son incapaces incluso de pestañear», explica Nicolelis. «El uso de una silla de ruedas controlada con técnicas no invasivas como un electroencefalograma (EEG) puede no ser suficiente. Con implantes cerebrales tendrán mejor control de la silla de ruedas». Una apuesta sin duda arriesgada.

Los científicos iniciaron los experimentos en 2012, implantando cientos de microfilamentos del grosor de un cabello en las regiones premotora y somatosensorial del cerebro de dos macacos rhesus. Después entrenaron a los animales para mover la silla, registraron la actividad de su cerebro y la tradujeron en comandos para accionar la silla robótica. Cuando los monos aprendieron a controlar la silla robótica con el pensamiento, aumentó su destreza en la navegación, explica Nicolelis, que se sorprende de «la enorme flexibilidad del cerebro para incorporar las relaciones espaciales de la silla de ruedas con su entorno para poder moverse». Algo que otros neurocientíficos ya habían comprobado en el caso del uso de prótesis.

Fuente: Abc.es

YR