Zoom establecerá la "sala de espera" como opción por defecto en videochats

Zoom establecerá la "sala de espera" como opción por defecto en videochats

La aplicación de videoconferencias Zoom, que ha visto cómo su popularidad se ha disparado en los últimos días a causa de las restricciones de movimiento por la pandemia de COVID-19, anunció este viernes que establecerá la "sala de espera" como opción predefinida.

La empresa con sede en San José (California, EE.UU.) tratará de solucionar así uno de los problemas más habituales que están encontrando sus usuarios, que es que internautas que no han sido invitados aparecen por sorpresa en las teleconferencias, una fenómeno bautizado como "zoombombing".

Habilitando la "sala de espera" como opción predeterminada, la persona que esté ejerciendo como anfitrión del encuentro virtual tendrá que aceptar una a una a cada nueva persona que quiera participar de la videollamada, lo que evitaría casos de "zoombombing".

La opción se llama "sala de espera" porque el participante debe esperar hasta ser aceptado, y es algo que ya existía en Zoom pero que no venía como opción predefinida, sino que debía ser activado deliberadamente por el organizador de la reunión.

Según indicó el fundador y consejero delegado de Zoom, Eric Yuan, en una entrada en el blog oficial de la compañía, este cambio se producirá a partir del domingo y afectará a todos los usuarios.

A principios de esta semana, el Buró Federal de Investigación de EE.UU. (FBI) alertó que el incremento de las conferencias digitales a raíz de la pandemia de la COVID-19 se ha visto acompañado de otro fenómeno: la irrupción no deseada de piratas informáticos en estos encuentros online.

Los hackers logran acceder sin permiso a reuniones digitales de empresas, centros educativos o incluso estamentos gubernamentales, y, además de violar la privacidad de los participantes y acceder a la información que se está tratando, en algunos casos las interrumpen con lenguaje obsceno e incluso amenazas.

El FBI citó dos ejemplos concretos ocurridos en los últimos días, ambos en la zona de Boston y ambos relativos al mundo educativo, en el que prácticamente todas las clases del país han sido suspendidas y en muchos casos sustituidas por lecciones online.

En el primero de los casos, un maestro se encontraba dando clase a sus alumnos de instituto a través de Zoom cuando un individuo se unió a la conferencia sin haber sido invitado, profirió un insulto y anunció a gritos la dirección postal del maestro.

En el otro caso, otro individuo se unió a una clase digital y mostró a través de la cámara tatuajes de simbología nazi como esvásticas.

Por otro lado, el jueves se conoció que un hombre logró acceso a una clase en línea de una escuela pública del centro de Florida y mostró sus partes íntimas a los alumnos.

EFE / MV