Estatua de Cristo en Rio cobra vida contra la explotación sexual infantil