El optimismo latinoamericano contrasta con el pesimismo de los países desarrollados