Cinco excusas para escapar de una cita no deseada

La niñera

Si tienes hermanos menores, siempre podrás cancelar lo que sea por ellos. Total, eres la única persona de confianza a la que tus padres podrían recurrir si ellos tienen que salir de casa. Pero, ¿qué sucede si se ofrecen a acompañarte? En ese caso, asegúrate de decirle a tu cita que agradeces el gesto, solo que tus hermanitos realmente odian a los extraños.

Los accidentes

Esta es una carta bastante peligrosa por jugar. ¿Tu cita es dentro de una hora? Entonces envíale un mensaje de texto a tu acompañante diciéndole que tuviste un pequeño accidente y que no puedes hablar porque estás en la clínica. No te olvides de decirle que no se preocupe y que solo fue un incidente menor. Recuerda: esta es una carta peligrosa y que tampoco se trata de jugar con la preocupación de los demás.

La enfermedad

Esta excusa es muy útil para cancelar a última hora. Solo debes llamar o enviar un mensaje de texto a tu acompañante y decirle que no te sientes del todo bien. Probablemente haya sido esa pierna de pollo que comiste en el almuerzo. Asegúrate de sonar bastante apenada por esto y que prefieres quedarte en casa y recuperar fuerzas.

El trabajo

Tener que trabajar horas extras es una excusa infalible. Lo único que debes hacer es decir que tienes un proyecto importante en la oficina y que tu jefe te ha dicho que lo necesita listo mañana por la mañana. Eso será suficiente, total... el trabajo es el trabajo.

La llamada de teléfono

Este truco es una excelente manera para cancelar una cita con estilo. Si finalmente llegaste a tu cita, pero tienes otros planes (o quieres tener uno de respaldo por si esta reunión termina aburridísima), debes pedirle a uno de tus amigos que te llame unos 30 minutos después de iniciado tu encuentro. Si la cita es un desastre, emplea la llamada como el comodín perfecto para aplicar alguna de las excusas anteriores.

Fuente: Primera Hora

Tags: 
Categoria: