Un enorme cartel cuelga del gran Cristo Redentor en Río contra las ganancias petroleras