Primeras reacciones de la devaluación del bolívar: Colas kilométricas y descontento