El telescopio Hubble capta las primeras imágenes de la colisión de dos asteroides