Darse "atracones" de comida de vez en cuando puede cambiar la fisiología individual

En concreto, los investigadores suecos han comprobado que basta con cuatro semanas en las que se den varios episodios en los que incremente el consumo de calorías, y se descuide el ejercicio físico, para provocar un aumento del peso y la grasa corporal.

Según los resultados del ensayo, los efectos pueden manifestarse o perdurar hasta dos años y medio después de producirse el periodo de "atracones", lo que demuestra que "un momento en los labios se puede convertir en un año en las caderas", citan los autores.

El estudio contó con la participación de 18 individuos que se dividieron en dos grupos, uno de los cuales vio reducida su actividad física e incrementado su consumo de calorías hasta un 70 por ciento en periodos puntuales, y otro que mantuvo una dieta y una rutina de ejercicio normales.

De este modo, los científicos suecos comprobaron que el grupo intervenido engordó una media de 6,4 kilos en esa semana, peso que la mayoría de las personas perdieron en los seis meses siguientes. Sin embargo, un año después del experimento, los voluntarios del grupo de los "atracones" mostraron un índice significativamente mayor de grasa corporal, en comparación con el grupo de control.

"Dos años y medio después de la prueba, el incremento era todavía mayor", apunta la autora principal del estudio, Asa Ernersson. "Las diferencias entre los dos grupos podrían venir a demostrar que un corto periodo de excesos con la comida y falta de ejercicio pasa factura a largo plazo, aunque se pierda el peso ganado inicialmente", señala Ernersson.

Fuente: http://es.noticias.yahoo.com/5/20100825/tes-darse-atracones-puntuales-pu...

Categoria: