La Nasa sigue investigando cuál fue el destino del cometa Ison

El cometa, que fue seguido a través de diversos instrumentos (como el observatorio STEREO, SOHO y el SDO) no fue posible distinguirlo cuando se acercaba a la estrella, por lo que los científicos no pudieron saber qué había pasado con él, lo que llevó a que muchos supusieran que el cometa se había desintegrado por completo.

Sin embargo, poco tiempo después algunos instrumentos lo vieron aparecer al otro lado del sol, aunque mucho menos brillante, algo que hasta ahora se sigue analizando, para saber si se trata de lo que quedó del núcleo del cometa, o sólo son sus restos.

De acuerdo a lo que señala la agencia espacial estadounidense, "no hay duda de que el cometa se redujo considerablemente de tamaño (...) La pregunta es si el punto brillante visto alejándose del sol es sólo escombros, o si es un pequeño núcleo de la bola original".

Pese a esta pequeña esperanza, el experto Karl Battams, escribió en el blog de seguimiento de Ison una entrada titulada "In Memoriam", donde señala que el pasado 28 de noviembre "nuestra vela verde brillante en el viento solar comenzó a quemarse", dejando entrever que del cometa con 4.500 millones años, que desde su descubrimiento en septiembre pasado ha tenido un comportamiento impredecible, ya no quedarían rastros.

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2013/12/659-554434-9-la-nasa...