Borran las pintadas hechas en la estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro