Fedecámaras reclama a Chávez el apoyo que da a empresas extranjeras en una carta

"Hemos visto con sorpresa y decepción el trato que el Gobierno Nacional ha otorgado a numerosos empresarios colombianos, argentinos y brasileros, en el marco de la cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), cuyos presidentes les han traído de la mano para tomar ventaja de condiciones muy favorables", dice la carta.

La carta, firmada por el presidente de Fedecámaras, Jorge Botti, agrega que los empresarios consideran que "una política de esta naturaleza está muy lejana de producir progreso y bienestar para los venezolanos".

Para la patronal, los nuevos acuerdos firmados por el Gobierno venezolano generarán empleo en varios países "amigos", pero asegura que no hay ningún planteamiento "que genere empleo digno y productivo" en Venezuela.

"Tampoco hay propuestas para la venta de productos, bienes o servicios de Venezuela a estos países", se apunta en la misiva.

Las empresas privadas venezolanas, dice la carta, generan el 75 % del empleo productivo formal y estable en el país, "lo que suma más de dos millones y medio de trabajadores", afirma.

El escrito asegura, además, que la patronal es capaz de transformar a Venezuela en una "potencia exportadora" y que para lograr esta meta los empresarios deben coordinar esfuerzos con el presidente y el Gobierno como hacen la mayoría de los presidentes de los países vecinos.

"Ninguno de los países con los cuales fueron firmados los acuerdos tienen controles de precio, ni control de cambios, tampoco hay procesos de expropiaciones de las empresas del sector privado", resalta la carta.

A finales de noviembre y principios de diciembre, Chávez se reunió con sus colegas de Colombia, Juan Manuel Santos; Argentina, Cristina Fernández, y Brasil, Dilma Rousseff, con quienes firmó acuerdos en diversos ámbitos comerciales que incluían al sector privado de esos países.

El 5 de diciembre pasado, Botti informó que Fedecámaras, introducirá un recurso de nulidad de la polémica Ley de Costos y Precios Justos ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que servirá para establecer precios y márgenes de beneficios, por considerar que es una norma inconstitucional.

La norma fue aprobada el 14 de julio pasado por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con la idea de hacer frente a la galopante inflación del país y dar un paso más en el camino al "socialismo bolivariano" que propugna.EFE

Carta completa:

Señor Hugo Chávez Frías
Presidente de la República Bolivariana de Venezuela
Su Despacho

Señor Presidente,
Me dirijo a usted respetuosamente como Presidente de la principal organización empresarial del país y como vocero de los empresarios de Venezuela, en cumplimiento del mandato del Consejo Nacional de Fedecámaras celebrado el día 05 de diciembre del presente año.

Hemos visto con sorpresa y decepción el trato que el Gobierno Nacional ha otorgado a numerosos empresarios colombianos, argentinos y brasileros, en el marco de la Cumbre Latinoamericana y del Caribe, cuyos presidentes les han traído de la mano para tomar ventaja de condiciones muy favorables. Consideramos que una política de esta naturaleza está muy lejana de producir Progreso y Bienestar para los venezolanos.

Los nuevos acuerdos firmados por el Gobierno venezolano generarán empleo en varios de nuestros países amigos, pero no hay ningún planteamiento que genere empleo digno y productivo en nuestro país, tampoco hay propuestas para la venta de productos, bienes o servicios de Venezuela a estos países. Las empresas privadas venezolanas generan el 75% del empleo productivo formal y estable en este país, lo que suma más de dos millones y medio de trabajadores.

Producimos el 65% del Producto Interno Bruto no petrolero y estamos en capacidad no sólo de abastecer el mercado venezolano sino de transformar a Venezuela en una potencia exportadora. Para lograr esta ambiciosa meta necesitamos que el Presidente de la República y el Gobierno Nacional coordinen esfuerzos con los empresarios del país, como lo hacen la gran mayoría de los ilustres presidentes que nos han visitado en el marco de la referida cumbre. Nos permitimos recordarle lo que establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en su artículo 299, el cual transcribimos a continuación:
“El régimen socioeconómico de la República Bolivariana de Venezuela se fundamenta en los principios de justicia social, democracia, eficiencia, libre competencia, protección del ambiente, productividad y solidaridad, a los fines de asegurar el desarrollo humano integral y una existencia digna y provechosa para la colectividad. El Estado, conjuntamente con la iniciativa privada, promoverá el desarrollo armónico de la economía nacional con el fin de generar fuentes de trabajo, alto valor agregado nacional, elevar el nivel de vida de la población y fortalecer la soberanía económica del país, garantizando la seguridad jurídica, solidez, dinamismo, sustentabilidad, permanencia y equidad del crecimiento de la economía, para lograr una justa distribución de la riqueza mediante una planificación estratégica democrática participativa y de consulta abierta”.

Hoy más que nunca consideramos necesario plantear nuestra expectativa del cumplimiento del artículo 301 de la Constitución el cual establece:

“El Estado se reserva el uso de la política comercial para defender las actividades económicas de las empresas nacionales públicas y privadas. No se podrá otorgar a personas, empresas u organismos extranjeros regímenes más beneficiosos que los establecidos para los nacionales. La inversión extranjera está sujeta a las mismas condiciones que la inversión nacional”.

Los empresarios venezolanos tenemos esperanza en que las políticas públicas de Venezuela sean producto de un amplio consenso que incluya a los empresarios, a los trabajadores, a las universidades y a los gobiernos regionales, como ocurre en Argentina, Brasil, Colombia y muchos otros países en el mundo.

Esperamos que el Gobierno Nacional dedique sus esfuerzos a estimular la inversión, la producción y el empleo. Resaltamos que ninguno de los países con los cuales fueron firmados los acuerdos tienen controles de precio, ni control de cambios, tampoco hay procesos de expropiaciones de las empresas del sector privado. Gracias a ello han logrado derrotar la inflación, y ofrecer una variedad de productos, con estabilidad de precios y motivando una amplia y sana competencia que beneficia al pueblo de esos países.

Señor Presidente, por la trascendencia de estos planteamientos hemos considerado necesario ratificar públicamente nuestra disposición e interés a iniciar un diálogo abierto al país, un diálogo sincero que tenga como norte el abatimiento del alto costo de la vida, el aumento de la producción nacional y la creación de empleo productivo y digno para los venezolanos. Estos tres lineamientos ya han sido presentados al país a través del PLAN PROGRESO Y BIENESTAR. Es menester recuperar el respeto y reconocimiento mutuo para iniciar este reencuentro que garantice la prosperidad de todos.

El País así nos lo reclama

Atentamente
Jorge Botti
Presidente de FEDECÁMARAS

DJ

Categoria: