Las brujas rumanas protestan contra la ley que prohíbe las prácticas esotéricas

Armadas con cartas de tarot, romero y recipientes con agua maldita, las brujas de etnia gitana han encontrado la resistencia de la policía en su camino hacia el despacho del diputado Nicolae Paun, representante de esa minoría en el Parlamento e iniciador del controvertido proyecto.

"Si lo mojo con este agua se queda sin potencia para toda la vida", ha dicho unas de las "hechiceras" en referencia al líquido que portaban.

El proyecto de ley impulsado por Paun prevé penas de cárcel de entre 5 y 15 años para las personas que lleven a cabo prácticas ocultistas con fines de lucro, como leer la buenaventura o vender brebajes.

"Las víctimas son explotadas psíquica y financieramente", ha declarado a la prensa Paun, quien considera que la popularidad de la brujería entre la minoría gitana de Rumanía es uno de los motivos de su marginación y retraso.

"Podemos renunciar a la ley si hacen encantamientos para sacar a Rumanía de la crisis", ha comentado irónico Paun sobre la protesta.EFE

Categoria: