La factura de la marea negra para British Petroleum ya es de 3.120 millones de dólares