Sarkozy y Merkel celebrarán en París cumbre crucial para crisis europea

La crisis no está afectando a Alemania y a Francia del mismo modo. Tras Grecia, Portugal, España e Italia, Francia pasó a ser blanco de los vaivenes de los mercados financieros en los últimos días.

La crisis no está afectando a Alemania y a Francia del mismo modo. Tras Grecia, Portugal, España e Italia, Francia pasó a ser blanco de los vaivenes de los mercados financieros en los últimos días.

Así, los bancos franceses sufrieron fuertes bajas y se especuló con la posibilidad de que agencias calificadores bajaran la nota de Francia, que hoy en día es la más alta que otorgan dichas agencias a un país (AAA).

Para París, hay que diseñar con mayor rapidez cambios en materia de gobernanza de la zona euro e implementar las decisiones tomadas en la cumbre de la Eurozona del 21 de julio pasado.

La canciller alemana, que no ha realizado declaraciones desde que se inició la actual tormenta bursátil, procura mostrarse serena. En Berlín, la prensa recalca una vez más el contraste con el mandatario francés, quien anunció que interrumpía sus vacaciones la semana pasada para presidir una reunión de crisis.

Varios dirigentes alemanes expresaron durante el fin de semana sus dudas respecto a algunas propuestas de otros países europeos tendientes a ir transformando la deuda de los países en deuda común.

"No se puede ir más allá. No se pueden unificar las deudas ni brindar ayuda al infinito. Hay mecanismos de apoyo que se puede seguir modificando en condiciones estrictas", declaró el sábado el ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schauble.

"Vamos a reforzar sensiblemente el pacto de estabilidad" que prevé sanciones para los países miembros de la zona euro que tengan un déficit presupuestario superior a 3% del PIB, declaró.

Alemania descarta la posibilidad de emitir obligaciones europeas y también se opone a aumentar la capacidad de préstamo del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) que es actualmente de 440.000 millones de euros. Este fondo sirve para apoyar a los países endeudados de la zona euro y tal vez se use en el futuro, bajo ciertas condiciones, para comprar en el mercado la deuda de países de la Eurozona.

Los aliados liberales de Merkel y algunos parlamentarios de su propio partido la incitan a no realizar concesiones en la materia, en momentos en que se cree que la opinión pública alemana tiene la impresión de pagar las deudas de los demás y expresa su escepticismo con respecto al euro.

Para el diario alemán Süddeutsche Zeitung, Merkel y Sarkozy "no tienen más remedio que llegar a un acuerdo. Tienen que acercar sus puntos de vista, probablemente más de lo que quisieran y preferentemente en el encuentro de la semana que viene".

Francia tiene previsto anunciar el próximo 24 de agosto severas medidas presupuestarias para que el déficit vuelva a ser inferior al 3% del PIB, días después del anuncio del nuevo plan de austeridad italiano.

Italia prevé ahorrar unos 45.500 millones de euros en dos años con este nuevo plan de austeridad anunciado el viernes y espera poner fin a los ataques especulativos. Estas nuevas medidas se suman a las adoptadas a mediados de julio por el Parlamento por un total de unos 48.000 millones de euros. AFP

EA

Categoria: