Lunes negro: Preocupación por Grecia derrumba bolsas, las acciones bancarias se hunden

Las plazas europeas, que ya habían registrado fuertes desplomes la semana pasada, volvieron a teñirse de rojo el lunes. "Las bolsas se preparan para un inicio de semana difícil en Europa debido a que la preocupación sigue aumentando una vez más con respecto al estado de salud de la Eurozona", comentó Cameron Peacock, analista de IG Markets.

Al cierre, las peores paradas fueron Lisboa, que perdió 4,19%, y París, que cedió 4,03% después de haber llegado a caer más de 5% durante la sesión.

Milán se dejó 3,89%, Madrid 3,41%, Fráncfort 2,27% y Londres 1,63%. Sobre las 16H00 GMT en Nueva York, el índice Dow Jones perdía 0,82% y el Nasdaq evolucionaba estable, pero los analistas instaban a la prudencia. Las plazas asiáticas habían marcado la tendencia del día.

Tokio cerró con una pérdida de 2,31%, y el índice Nikkei tocó un mínimo en 29 meses, al terminar la sesión a 8.535,67 puntos. Hong Kong perdió un 4,21%.

En Europa, los más afectados fueron los valores bancarios. En París, BNP Paribas, Crédit Agricole y Société Générale perdieron todos más de 10% bajo la amenaza de una degradación de la calificación de sus deudas por parte de la agencia Moody's.

En la bolsa de Fráncfort, Deutsche Bank y Commerzbank cayeron 7,3% y 8,32%, respectivamente. Y en Madrid, Santander, primer banco de la zona euro en términos de capitalización, retrocedió 4,69%, y su rival BBVA 5,34%.

"La intensificación de la venta de euros y activos de riesgo en general refleja un creciente miedo de los inversores de que Grecia esté al borde del 'default', lo que podría volver a sumir la débil economía mundial en otra recesión como la que se produjo tras la quiebra de Lehman Brothers", estimó Lee Hardman, economista del Bank of Tokyo-Mitsubishi UFJ.

El ministro alemán de Economía, Philipp Rösler, admitió este lunes la posibilidad de un 'default' ordenado de Grecia, extremo que Bruselas volvió a desmentir.

Grecia anunció el fin de semana nuevas medidas para reducir su déficit en otros 2.000 millones de euros (2.700 millones de dólares), en un nuevo intento para tranquilizar a sus acreedores.

A ello se suman la febrilidad creada por la dimisión del economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), el alemán Jurgen Stark, y el escepticismo de los mercados ante la respuesta "fuerte" y "coordinada" a la crisis anunciada, sin más detalles, por los ministros de Finanzas del G7 tras su reunión del final de la semana pasada.

Todas estas noticias pesaban sobre el euro, que se estabilizaba este lunes por la tarde frente al dólar después de haber caído por debajo de los 1,35 dólares por unidad, y establecido un mínimo desde el 16 de febrero.

Hacia las 16H00 GMT, la moneda única europea valía 1,3648 dólares, contra 1,3649 dólares el viernes a las 21H00 GMT.

En las operaciones asiáticas, la moneda única europea cayó a 103,90 yenes, su valor más bajo desde junio de 2001.

La preocupación sobre la situación económica en Estados Unidos y en Europa se reflejaba igualmente en el precio del petróleo.

La estabilización del euro ante el dólar permitió sin embargo un ligero repunte del petróleo al final de los intercambios europeos.

El barril de West Texas Intermediate (WTI, denominación del "light sweet crude" negociado en Estados Unidos) para entrega en octubre subía 1,09 dólares, a 88,33 USD.

El barril de Brent del mar del Norte también para entrega en octubre ganaba 28 centavos, a 113,05 dólares. AFP

Categoria: