Luis Vicente León: Vamos a tener un año malo, este es un año de crisis severa

"Es difícil conocer como le fue al presidente Maduro en su gira, eso lo vamos a saber cuando se concreten o no algunos de sus anuncios”, dijo.

-Pero les debemos muchísimo a los chinos...
-Y les vamos a seguir debiendo porque no hay manera de superar la crisis sin recursos. Si luego de eso no hay un programa de ajuste, no hay salida.

Vamos a tener un año malo, este es un año de crisis severa, incluso haciendo lo correcto vamos a tener una inflación de tres dígitos y escasez. Los problemas en las cadenas son profundos; no se resuelven en meses, sino en años.

La buena noticia es que todo es tan malo, que el Gobierno no tiene otra alternativa que ejecutar acciones. Cada día que pasa el impacto es mayor.

El Presidente, dijo el entrevistado, ha manifestado que le fue muy bien, pero la oposición dice que no fue así, no estoy seguro de lo primero, ni de lo segundo.

"Si Maduro consiguió apoyo financiero, será para el fortalecimiento de las reservas, lo único que mejoraría la capacidad del país para enfrentar el endeudamiento y garantizar el abastecimiento, todo lo demás no es a corto plazo”.

Si se trata de inversiones en el plano petrolero, tardarán varios años en materializarse.

Para la magnitud de la crisis es preciso saber si es cierto que China aportó cinco millones de dólares para el fortalecimiento de las reservas internacionales. "Si eso es así es una noticia importante pero no suficiente. Primero porque el déficit por causa de la renta petrolera es superior a los 20 billones de dólares. En segundo lugar, porque debe realizar un plan de ajuste estructural y de fondo, fundamentalmente el control de cambio y el control de precios, brutales en términos de impacto sobre la economía. Si le dan plata al Presidente y no hace nada, es exactamente igual a echar un balde de agua en una poceta rota”.

Acciones
Entre las acciones que apuntó el especialista, las cuales debería trabajar el Gobierno en este momento, se encuentran: devaluación y unificación cambiaria. "No existe ninguna posibilidad de resolver el problema sin devaluar, el Gobierno no puede seguir regalando divisas a 6,30 y 12 bolívares porque la demanda se hace infinita y de ese modo la discrecionalidad en la entrega no permite que la economía avance”.

Apuntó que el Gobierno tiene que subir el precio de la gasolina, negociar los precios y reconocer los costos de producción para la empresa privada, establecer mecanismos de apoyo y de reestímulo a la producción local.
A juicio de León, el precio del petróleo puede seguir cayendo.

"Esa estrategia vieja de competir por los precios se acabó. Ahora la competencia es por volumen”.

-Ante esta realidad ¿cuál es su mensaje para los venezolanos?
-Presionar al Gobierno, insistir en los cambios. La gente tiene que entender que algunas de las medidas serán impopulares. El castigo para el Gobierno tiene que venir en el proceso electoral. Es importante construir un acuerdo nacional para enfrentar la crisis. Esto no es un tema de defender al Gobierno, sino al país y evitar que se nos venga encima. El Gobierno es responsable pero todos vamos a tener que colaborar en la solución del problema.

-Capriles hizo un llamado a protestar...
-La protesta es un derecho constitucional, nada evitará que la población se manifieste. El llamado de Capriles es para presionar los cambios, eso es distinto a quienes creen que este es el momento para generar movimientos desestabilizadores, pensando que la oposición puede tomar ventaja de eso. Un mal paso en los temas de protesta radical, lo único que logrará es anarquía por parte de sectores que pudieran ser incluso, mucho peores.

Discurso ambigüo
Carlos Machado Allison, especialista en materia agroalimentaria y docente del IESA, expresó que la situación no cambiará de manera notable en 2015 porque los niveles de producción se van a mantener más o menos estables mientras la población aumenta en número.

"Hay un circulante muy elevado que va presionando sobre el precio, agudizando la inflación y la escasez”. La falta de insumos, fertilizantes y buenas semillas, afectan la productividad y calidad de los productos. Precisó que 2013 cerró con 10 mil millones de dólares en importaciones y 2014 con 9 mil millones de dólares. En 2015, las importaciones estarán limitadas por la caída de los precios del petróleo.

"El Gobierno piensa que puede resolver esto con más leyes, controles, decretos e inspecciones, cuando la producción se basa en la confianza, en el respeto a la propiedad, tener una visión a largo plazo y de futuro, con garantías sobre la propiedad de la tierra y la estabilidad de la moneda. El discurso del Gobierno es ambigüo”.

La presión por parte del sector productivo no tiene una voz fuerte porque depende de las decisiones del Gobierno.

Fuente: Lorena Quintanilla Muñoz / El Impulso

DJ

Categoria: