El derecho a buscar la felicidad podría entrar en la Constitución brasileña