Pamela Anderson es demasiado sexy para los americanos