Cultivos de plátano y palma a punto de perderse en fincas expropiadas en el Sur del Lago

Las fincas de plátano y palma aceitera que se encuentran ocupadas por el Instituto Nacional de Tierras (INTI) en Santa Bárbara están siendo atacadas por dos plagas que amenazan con destruir los cultivos si no se toman las medidas a tiempo.

Melitón Bracho, biólogo, informó que está creciendo "una pandemia endémica" por falta de control de la Sigatoka (un hongo virulento que ataca el follaje de las plantas), en los cultivos de plátano de las fincas que están intervenidas.

"Eso está pasando porque no hay control químico. Desde que se intervino Agroisleña no hay aceites y fungicidas para controlar la Sigatoka. Esos fungicidas los desarrollaba Agroisleña en sus plantas", explicó el profesor Bracho.

Una de las plantaciones más afectadas es la de la finca Olla Grande, donde se produce la mayor cantidad de plátano para exportación. Bracho señaló que ahí se están deteriorando las plantaciones porque no se ha mantenido el control de plagas como lo hacía la antigua administración.

"Todas las plantaciones en el Sur del lago están afectadas porque no se está haciendo lo apropiado para el control de la enfermedad, y eso va a afectar la producción".

Agregó que en la región se está desarrollando tecnología de bioprotección orgánica, con base de suero láctico, que está siendo aplicado en 60 hectáreas de plátano en la finca La Fortaleza. El proyecto lo lidera el propio Bracho.

En el caso de la palma aceitera, uno de los rubros bandera de la revolución, también se ha generado una plaga por falta de mantenimiento continuo y apropiado.

Bracho explicó que se trata de un gusano conocido como Sistomil, "que es un desfoliador del follaje de la palma".

Indicó que la plantación de la hacienda El Milagro, propiedad de los hermanos Pérez, intervenida desde el 17 de diciembre, es una de las más afectadas por esta plaga.

Tras las inundaciones de diciembre pasado en el Sur del Lago, se crearon las condiciones para que se produjeran estas plagas que hoy amenazan los cultivos de palma y plátano.

El especialista explicó que estas enfermedades tardan hasta 27 días en desarrollarse, por lo que es ahora cuando se está viendo su efecto sobre los cultivos.

Bracho advirtió que de no controlarse estas plagas no hay futuro para las plantaciones de ambos rubros, y el efecto sobre el rendimiento de la producción será bastante negativo.

La atención en los cultivos por parte de personal capacitado es fundamental si se quieren recuperar las plantaciones que están enfermas.

De las 67.000 hectáreas de plátano cultivados en el Sur del Lago, 15.000 hectáreas se afectaron por la vaguada.

La producción de palma ya se encuentra bastante deprimida por falta de financiamiento e inversión.

Los productores además esperan que se resuelvan las fallas en la distribución de agroquímicos para proteger los cultivos de futuras enfermedades.

Fuente: http://www.entornointeligente.com/articulo-completo/1094152/En-Sur-del-L...

MA

Categoria: