Presidente de Nicaragua intenta sacar a la OEA del conflicto con Costa Rica

Ortega hizo estas declaraciones tras reunirse con los miembros del Consejo de los Poderes del Estado, que incluye a los jefes militares, para definir las líneas de acción frente a la disputa con San José.

Costa Rica denunció hace un mes una invasión militar nicaragüense a Calero, una isla fluvial ribereña al río San Juan, en la frontera común, donde Managua inició un dragado destinado a mejorar la navegación, el 18 de octubre. También ha denunciado daño ambiental en la isla a causa de los trabajos.

San José llevó su denuncia ante la OEA, que convocó a una reunión de cancilleres para el 7 de diciembre, y ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, a la que también Ortega dijo que recurrirá para buscar una solución al conflicto.

Ortega insistió en que la OEA debe dejar el conflicto a la CIJ, por ser "la única" instancia competente para resolver esta disputa, tras negarse a retirar las tropas desplegadas en la zona fronteriza, como lo pidió la OEA, alegando que están ahí para combatir a narcotraficantes.

La Corte de La Haya dictó en 2009 un fallo en una causa por el San Juan, reconociendo la soberanía nicaragüense y el derecho a libre navegación comercial de Costa Rica, pero rechazó la pretensión de San José de realizar patrullajes armados en el cauce.

Las disputas por el río han sido frecuentes entre los dos países, que comparten casi 300 kilómetros de frontera, desde mediados del siglo XIX, pero la presidenta Chinchilla dijo el lunes en la noche que San José "no tiene ninguna aspiración sobre el río San Juan".

"Costa Rica no tiene ninguna aspiración sobre el río San Juan, el que siempre hemos reconocido como exclusivamente nicaragüense, de acuerdo con lo establecido en el (tratado) Cañas Jerez (de 1858)", dijo Chinchilla, al visitar a los obispos centroamericanos que realizan una reunión cerca de San José.

El Consejo Permanente de la OEA aprobó el 12 de noviembre una resolución que pide el retiro de fuerzas nicaragüenses de la frontera y un diálogo bilateral, que Ortega rechazó un día después, amenazando con sacar a Nicaragua del organismo.

Ortega, que sostiene que el ejército está en territorio nicaragüense, dijo que no tiene intenciones de hostigar al vecino país.

Nicaragua se "inhibe de todo tipo de agresión política, militar, económica, cultural y religiosa", indicó el mandatario, insistiendo que ambos países deben avanzar en la demarcación de la frontera.

Ortega defendió el derecho de dragar el río, pero aseguró que Nicaragua está dispuesta "eventualmente indemnizar a Costa Rica sobre cualquier daño que se le pudiese ocasionar como consecuencia del dragado".

Afirmó, no obstante, que la depredación de bosques del lado costarricense, y los desechos que sus industrias lanzan al río, son las responsables de la sedimentación y contaminación del cauce. AFP

Categoria: