Un nicaragüense condenado a cadena perpetua por un triple asesinato en Newark