Presidente Chávez lucha por recuperar el apoyo del pueblo

En el corto plazo, el amplio despliegue publicitario emprendido por Chávez, a través de campañas pagadas y haciendo uso de frecuentes cadenas de radio y televisión, parece estar brindando frutos.

"Hay una nueva estrategia que busca la reconexión popular'', dijo Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanalisis. "No ha cambiado dramáticamente la situación, pero Chávez ha subido uno puntos [porcentuales de popularidad] con respecto a septiembre''.

Según Datanalisis, la popularidad de Chávez actualmente está en el orden del 50 por ciento, una mejora frente al 48 por ciento que mostraban los sondeos de la firma para finales del año pasado.

Esa nueva tasa de aceptación, que coincide con los números de la firma Hinterlaces, muestra que Chávez ha logrado contener --al menos por el momento-- el gradual deterioro de su popularidad que registraba desde el último año y medio, a razón de un punto porcentual por mes.

La nueva tendencia sería el resultado de un marcado cambio en la conducta de Chávez, quien tras la derrota que sufrió en las elecciones parlamentarias de septiembre se ha abocado a reconquistar la calle, con un mensaje más centrado en la búsqueda de soluciones a problemas como la falta de viviendas y la inseguridad, que radicalizar su revolución Socialista del Siglo XXI.

La nueva estrategia parece tomar en cuenta las opiniones recogidas a través de los sondeos de opinión que concluyen que una amplia mayoría de los venezolanos consideran que algunas de las propuestas sociales del gobernante son buenas, pero no desea la aplicación en el país de un modelo comunista como el cubano.

Los sondeos de opinión también muestran que los venezolanos están cansados de la polarización y del contante enfrentamiento de clases, el cual ha sido promovido desde un inicio por el propio gobernante.

Aunque no ha abandonado del todo sus ataques contra lo que llama la oligarquía, el nuevo Chávez ahora pasa mucho más tiempo hablando sobre la necesidad de resolver la crisis habitacional que en la de radicalizar su revolución.

Según las últimas encuestas, cada vez es mayor el número de venezolanos que asocia la propuesta de radicalizar la revolución con la noción de que Chávez desea perpetuarse en el poder.

Alfredo Keller, presidente de la encuestadora que lleva su nombre, señaló que las últimas derrotas electorales sufridas por Chávez parecen haber convencido al mandatario de que su estrategia tradicional pudiera estar agotándose.

En consecuencia, Chávez está ensayando nuevas fórmulas para tratar de recuperar parte del terreno perdido, aunque sin abandonar algunos de sus viejos patrones de comportamiento, situación que en ocasiones envía mensajes contradictorios a la población.

"Esto genera una gran confusión'', dijo Keller, cuya firma aún no ha terminado de recaudar los resultados de su próxima encuesta trimestral.

"Por un lado tenemos a un presidente Chávez amable, simpático que ensaya de vuelta su afecto por la gente y emite compromisos sociales, y por otro lado tenemos al Chávez radical que conocemos muy bien'', añadió.

Chávez, incluso se ha vuelto amable con la oposición, ofreciendo señales de que está dispuesto a dialogar con quienes en el pasado ha acusado de perversos y de conspirar para asesinarle.

El analista político John Magdaleno dijo que estos ofrecimientos podrían ser en respuesta al rechazo internacional de una serie de medidas aprobadas en el país que algunos ven como el desmantelamiento del sistema democrático.

"Al reconocer a la oposición como un actor político en el país busca legitimar la idea de la existencia de una democracia en Venezuela'', comentó Magdaleno.

Por otro lado, Chávez sigue interesado en mantenerse en el poder a través de los votos, dijo León, quien desestimó opiniones de que el mandatario ha optado por una estrategia de mantenerse en el poder solo a través de un férreo control de las instituciones, y en especial de la autoridad electoral del país.

"Mucha gente cree que a Chávez no le importa el tema de la votación, porque él puede hacer trampa y mantener el control a través de las instituciones, pero yo creo que es al revés'', dijo León.

"Yo diría que la base fundamental de la gobernabilidad del presidente Chávez es la popularidad y para él esto es más importante que cualquier otra opción que pudiera tener y por lo tanto trata de rescatarla y de mantenerla como sea''.

Eso no quiere decir que Chávez ha dejado de lado los esfuerzos por controlar totalmente a las instituciones, dijo León, quien señaló que esto es para el mandatario su póliza de seguridad en caso de que la primera estrategia no le funcione.

"Pero él está actuando sobre las dos'', comentó León "Y en el caso de la primera estrategia, que es la reconexión popular, hemos visto una estrategia de campaña de comunicación que es muy distinta a la previa''.

Esa campaña comunicacional, no obstante, podría tener un efecto muy limitado si es que Chávez efectivamente no logra remediar en el corto plazo algunos de los grandes problemas que aquejan a los venezolanos, que incluyen una alta inflación, falta de viviendas, escasez de productos, una limitada oferta de empleos y un auge delictivo que han convertido al país en uno de los más peligrosos de América Latina.

Keller señaló que después de 12 años de gobierno, a Chávez le es cada vez más difícil explicar por qué el país ha avanzado muy poco en resolver algunos de estos problemas.

"No se han resuelto muchos problemas, sino que más bien se han agudizado'', comentó Keller.

"Tenemos un clima enrarecido que muestra el grado de insatisfacción personal que han producido estos 12 años de gobierno. Y por tanto, al presidente le cuesta cada vez más generar nuevas ilusiones y nuevas esperanzas'', enfatizó.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/2011/02/06/v-fullstory/882510/chavez-lucha-...

YU

Categoria: