Piratas informáticos se roban datos confidenciales de venezolanos clientes del Stanford Bank