La Unión Europea exige a Mubarak cambios inmediatos en Egipto

Los 27 lanzaron además una advertencia a El Cairo, al dejar planear la posibilidad de una suspensión de la ayuda europea a Egipto, de unos 500 millones de euros para el periodo 2011 y 2013.

"La relación entre la UE y Egipto debe regirse por los principios establecidos en el Acuerdo de Asociación", un texto que fija los lazos bilaterales así como la ayuda para el país árabe, según la declaración.

Se trata del principal medio de de presión sobre Mubarak que podría ejercer en estos momentos Europa, criticada por haber reaccionado demasiado tarde frente a la crisis en Egipto y mantenerse a la zaga de Estados Unidos, el único actor internacional capaz de influir sobre el presidente egipcio.

Cinco potencias europeas (Alemania, Gran Bretaña, Francia, España e Italia) ya habían emplazado el jueves al presidente egipcio a "emprender inmediatamente el proceso de transición".

Mientras Europa en ningún momento ha reclamado la partida de Mubarak, una cuestión que estima debe dejarse en manos de los propios egipcios, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, sorprendió el viernes al abogar por una continuidad de la línea del régimen.

Berlusconi deseó "una transición en Egipto que traiga más democracia, sin una ruptura con un presidente como Mubarak a quien Occidente y principalmente Estados Unidos considera como un hombre sabio".

Más allá de Egipto, Europa se comprometió a apoyar de forma "más eficaz" en el futuro a los países que lleven a cabo "reformas políticas y económicas", en medio de una oleada de protestas populares en favor de la democracia en el mundo árabe, que ya derrocaron al presidente tunecino Ben Alí y sacuden en menor grado a Yemen y Jordania.

El Viejo continente se ha visto acusado por su tibieza presente y su tolerancia pasada con los regímenes autoritarios en la ribera sur del Mediterráneo, que consideró un mal menor frente a los partidos islamistas.

"Europa debe cambiar radicalmente su paradigma en la región", emplazó el académico tunecino Azam Majub, juzgando que los 27 "cometieron un enorme error al percibir los regímenes árabes como un baluarte contra el islamismo".

Los reproches también proceden del seno de la UE. "Es increíble que, nosotros, el supuesto continente democrático, no hayamos todavía logrado dar nuestra apoyo sin reservas a las masas en la calle", lamentó el ex primer ministro belga, Guy Verhofstadt, actualmente jefe de los liberales en el Parlamento Europeo.

La crisis en Egipto relegó a un segundo plano los asuntos 'oficiales' de la cumbre, en un principio consagrada a definir un plan para reducir la dependencia energética de Europa y a avanzar en los preparativos para reforzar los mecanismos de la Eurozona frente a sus problemas de deuda soberana. AFP

Categoria: