El Tiempo de Bogotá: Éxito de Uribe en Unasur al lograr consenso para luchar contra grupos violentos

A su vez, Unasur no hará una revisión del convenio entre la Casa de Nariño y la Casa Blanca, pero sí estudiará detalladamente un documento público que leyó el presidente venezolano Hugo Chávez durante el encuentro y que al parecer se referiría a la estrategia de dominio global de Estados Unidos.

Los cancilleres y ministros de Defensa de los países, así como delegados de la OEA, se reunirán en la primera quincena de septiembre para el análisis del llamado 'libro blanco'.

Pese a lo extenuante de la cumbre, el tono de la misma fue en gran parte mesurado, aunque en las últimas horas, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, lanzó una serie de ataques contra el gobierno de Uribe, haciendo un recuento de todos los episodios que se han producido en la frontera.

Uribe, quien hasta ese momento sólo había intervenido en una ocasión, no dudó en responderle y se enfrascó en una serie de argumentos que desesperaron a la anfitriona de la cumbre, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Ésta les pidió tanto a Correa como a Uribe que se concentraran en debatir el tema de las bases.

El regaño de Fernández de Kirchner precedió al que llegaría minutos después por parte del presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva.

Momentos previos a la elaboración y firma de la declaración final de la cumbre, la crispación e irritación de Lula fue evidente, quien tomó la palabra y reclamó a sus homólogos, en particular a Correa, por la manera en la que se había dilatado el tema central de la reunión.

Lula da Silva increpó a los mandatarios por querer 'pontificar' sus posiciones y criticó que el debate fuese transmitido en directo, ya que éstos solo lo aprovechaban para lucirse ante sus audiencias.

Tanto se prolongó la cumbre, cuya agenda estaba prevista no tomaría más de 4 horas, que los presidentes de Perú, Alan García, y Uruguay, Tabaré Vázquez, se fueron antes de que terminara.

A destacar fue el tono amistoso que hubo en el diálogo entre Uribe y Correa, quienes desde el bombardeo en territorio ecuatoriano al campamento del guerrillero 'Raúl Reyes' han tenido unas relaciones muy frías y distantes.

Revisión del acuerdo E.U.-Colombia

Si bien no se incluyó en la declaración final de la cumbre, ante la fuerte petición de varios mandatarios de poder revisar el acuerdo militar entre Colombia y Estados Unidos, Uribe dijo que permitiría al Consejo de Defensa de Unasur mirar el convenio.

Pero el mandatario colombiano fue rotundo: "el acuerdo ya está cerrado con los Estados Unidos" y no fue específico si ello permitiría visita de comisión de Unasur a las bases colombianas.

Por otra parte, Uribe no se anduvo con rodeos y atacó frontalmente a Hugo Chávez. "No tenemos juegos de hipotéticas guerras con vecinos", dijo, en alusión a las múltiples amenazas de Caracas de atacar territorio colombiano con tanques y aviones Sukhoi.

"Hemos sufrido permanentes amenazas verbales de ataque", dijo el mandatario colombiano, quien acusó indirectamente a su homólogo venezolano de intimidación.

Punto por punto, Uribe rebatió los planteamientos que le hicieron el paraguayo Fernando Lugo, el venezolano Hugo Chávez, el boliviano Evo Morales y el ecuatoriano Rafael Correa, los más críticos con el acuerdo que tiene Colombia con Estados Unidos para permitirles el uso de siete de sus bases.

Uribe le dijo a Chávez que el documento que leyó horas antes al inciarse la cumbre, el 'libro blanco', en el que supuestamente se describe la estrategia de dominio global de Estados Unidos, no es un documento secreto, "no es un descubrimiento".

El mandatario colombiano le restó así importancia a la lectura de Chávez, aprovechada por Correa y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, para expresar su preocupación y solicitar la revisión detenida del 'libro blanco'.

"No aceptaremos el tránsito de naves de guerra", dijo Uribe, ante las dudas expresadas por sus homólogos.

Al presidente Morales, Uribe le respondió que bajo ningún motivo firmará una declaración en la cumbre que prohíba bases de Estados Unidos en el continente.

"Podemos demostrar nosotros que no son bases norteamericanas y seguirá el caballito de batalla", argumentó Uribe, en clara referencia al discurso antiimperialista de mandatarios como Morales, Correa y Chávez.

El dedo en la llaga

Uribe se pronunció después de Correa, quien elevó el tono de su discurso en contra del Gobierno colombiano.

"No sé de qué carrera armamentista están hablando", dijo el mandatario, al agregar que Colombia es el país que tiene el gasto militar más elevado de la región en términos de Producto Interno Bruto.

Correa señaló que la ayuda que le va a prestar Washington a Bogotá supera las necesidades del país para enfrentar el terrorismo y el narcotráfico, lo que levanta suspicacias entre los países vecinos.

Fuente: http://www.eltiempo.com/colombia/politica/con-consenso-para-luchar-contr...
Agregó que la presencia estadounidense altera la paz, ya que incrementa el desequilibrio militar en la región.

Durante la cumbre, Correa y otros mandatarios le pidieron a Colombia que permita a delegados de Unasur visitar las bases en las que estaría E.U.

Según filtró la emisora 'RCN', el presidente Álvaro Uribe respondería que es improcedente, ya que de aceptarlo, Unasur tendría que visitar todas las bases en América Latina donde están presentes los norteamericanos.

La propuesta fue realizada porque en principio tranquilizaría los temores que tienen varios países de la región sobre el incremento de presencia militar de E.U.

A la cumbre asisten los 12 mandatarios de la Unión Suramericana de Naciones para dialogar sobre el acuerdo suscrito entre Bogotá y Washington para el uso de siete bases militares en Colombia por parte de los norteamericanos para combatir el narcoterrorismo.

Tras la defensa de Uribe, quien indicó que la ayuda de la Casa Blanca ha sido eficaz y práctica, Chávez, leyó un documento en el que supuestamente se delinea la estrategia de dominación global de E.U..

Desde Washington, el departamento de Estado negó que el 'libro blanco' leído por Chávez sea político o estrategia global de dominación

Un vocero del Departamento señaló que el documento, que se convirtió en un punto central de la cumbre, solo explora las necesidades de movilidad para casos de desastres naturales y ayuda humanitaria.

Chávez, en un discurso más moderado de lo que se esperaba vistas sus declaraciones los días previos, dijo que su país está en el punto de mira de la Casa Blanca y advirtió que las aeronaves norteamericanas que llegarán a Colombia bajo el acuerdo ni siquiera pueden ser detectadas por radar.

Dominación global

Al inicio de su intervención, Chávez leyó 'el libro blanco' (haga clic para ver informe), que según él delinea la estrategia militar de Estados Unidos a nivel global. Dijo desconocer su procedencia, aunque EL TIEMPO dio a conocer su existencia a finales de mayo.

Tras su lectura, el presidente ecuatoriano Correa indicó que "no puedo aceptar que un documento estadounidense nos trate como una colonia" y sugirió que 'el libro blanco' sea sometido a un análisis por parte de Unasur y discutido posteriormente con el mandatario estadounidense Barack Obama.

"No corresponde a Unasur llamar a rendir cuentas a Barack Obama", dijo Uribe.

Uribe, quien fue el primero en hablar, tras las intervenciones introductorias de Correa y la anfitriona, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, señaló que la ayuda de Estados Unidos ha sido práctica.

"Colombia que ha sufrido inmensamente este flagelo del terrorismo. La colaboración que nos ha dado ha sido práctica y eficaz", sostuvo.

El discurso no convenció al mandatario boliviano, Evo Morales, quien dijo que los pueblos sometidos al imperio son los que reciben cooperación.

"Quiero irme de esta reunión con un documento firmado que diga que no va a haber ninguna base militar norteamericana en América del Sur", dijo Morales.

Por su parte, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, quien pidió 'mesura' y 'voluntad política' antes de inciar la cumbre, dijo que era fundamental entender que "las realidades de nuestros países son muy distintas".

"Chile no trata de imponer su visión a otros países. En el caso del narcotráfico, creemos que nuestra Policía está totalmente capacitada para combatir el narcotráfico", señaló Bachelet al argumentar que eso ha de ser tenido muy en cuenta en el Consejo de Defensa de Unasur a la hora de llegar a acuerdos.

Categoria: