Un estudio en ratones promete avances en el tratamiento de defectos fetales