Skip to main content
2-1. Un penalti muy dudoso clasifica a Inglaterra a la final de la Eurocopa. Twitter

2-1. Un penalti muy dudoso clasifica a Inglaterra a la final de la Eurocopa

Inglaterra clasificó este miércoles a la final de la Eurocopa al derrotar en la prórroga a Dinamarca 2-1 con un gol de Harry Kane que recogió el rebote tras patear un penalti muy dudoso, por una presunta falta sobre Raheem Sterling en la prórroga.

Sterling ingresó al área y tras un contacto con un defensa rival, el juez neerlandés Danny Makkelie sancionó un polémico penal que incluso el VAR confirmó. Kasper Schmeichel detuvo el remate de Harry Kane, pero el ariete del Tottenham tomó el rebote y desató el delirio en Wembley al minuto 104.

Inglaterra no clasificaba a una instancia decisiva desde la exitosa final del Mundial que fungieron como anfitriones en 1966 ante Alemania, también en una prórroga.

Y pensar que Dinamarca se fue arriba en el marcador gracias a un golazo de tiro libre de Mikkel Damsgaard a la media hora de partido. Fue la primera verdadera ocasión a gol en lo que iba del encuentro que tuvo un primer tiempo de pocas emociones.

Una alegría que duró solo 9 minutos hasta que un autogol de Simon Kjaer empató el compromiso para los británicos.

Inglaterra lo intentó en varias oportunidades e hizo figura a Schmeichel, hijo del mítico exportero Peter Schemichel. Detuvo incluso el (inexistente) penal, pero quedó indefenso ante el rebote decisivo.

Inglaterra jugará la gran final este domingo ante Italia que ayer martes derrotó a España en penaltis. MV (Foto: Twitter).