Carlos Sainz gana la quinta etapa del Dakar, con Alonso séptimo

Carlos Sainz gana la quinta etapa del Dakar, con Alonso séptimo

Carlos Sainz (Mini) lo volvió a hacer, ganó la quinta etapa del Dakar, su segunda en esta edición del rally, y arañó unos minutos más de ventaja sobre sus perseguidores, en una jornada en la que Fernando Alonso (Toyota) recuperó el ritmo y acabó en séptimo lugar.

El pulso ya está echado. Sainz apretó al máximo en esta quinta etapa del Dakar para recuperar los tres minutos que el día anterior perdió contra Nasser Al Attiyah (Toyota), vigente campeón del rally, y lo consiguió. El español restableció parte del margen que tenía sobre el catarí hace dos días, cuando se puso líder de la carrera.

Al término de la quinta etapa, con 353 kilómetros cronometrados entre las ciudades de Al Ula y Hail (Arabia Saudí), Sainz aventaja a Al Attiyah en casi 6 minutos y al francés Stéphane Peterhansel (Mini) en más de 16 minutos.

El español sufrió un pinchazo al principio de la etapa, pero luego se exprimió a fondo y llegó a adelantar a Al Attiyah, que había salido tres minutos antes.

Cuando estaban cerca de la meta, Sainz y su copiloto Lucas Cruz dudaron sobre el rumbo a seguir, momento que aprovechó el catarí para volver a ponerse por delante. Entonces el doble campeón del Dakar (2010 y 2018) lo siguió y cruzó la meta solo tres segundos por detrás del Toyota Hilux.

Las dunas coronarán al campeón

Con ese estrecho margen, Sainz se jugará su tercer Dakar en las dunas de Arabia, el escenario que protagonizará las últimas siete etapas, tras cinco días de pistas duras y polvorientas con muchas rocas donde de momento el madrileño se ha mostrado más regular.

Desde este viernes la arena y las dunas serán las protagonistas del rally, una superficie totalmente distinta para continuar este pulso a tres.

"El ritmo es alto y en algún momento pasará algo, pero no sé a quién", dijo Sainz al bajarse del coche tras una etapa muy exigente tanto para la mecánica de su buggy como para el físico de la tripulación.

A pesar de la victoria de etapa, Sainz continúa "supercauto" y no se atreve a vaticinar qué coche será mejor sobre las dunas, si el buggy de Mini que él conduce o el Toyota Hilux de Nasser. Por ahora, en las pistas duras ha salido mejor parado el buggy, con menos pinchazos.

"Los Mini han tenido una ventaja estratosférica en estas etapas, porque con esas ruedas de camión pasan sin problemas todas esas piedras", argumentó Fernando Alonso, que es optimista y confía en seguir progresando en el Dakar sobre la arena.

Alonso promete batallar en la arena

El asturiano quedó séptimo de la etapa, a 12 minutos de Sainz, y se mostró especialmente rápido en el sector final del día, que era de arena, tanto que cree que pudo haber terminado cuarto de no ser por dos pinchazos al inicio del día.

"En las dunas vas un poco saltando con el coche, lo vas moviendo de lado a lado, Marc (Coma) tiene una experiencia en dunas superior al resto de los que corren aquí, y los dos cogemos un ritmo diferente cuando llega a la arena", destacó Alonso, que buscará al menos ganar una etapa para el equipo Toyota.

También repuntó el español Joan 'Nani' Roma, que después de perder cinco horas por quedarse sin ruedas de repuesto, acabó este jueves decimotercero, a 20 minutos de Sainz. "Me he encontrado muy bien después del palo de ayer", contó el piloto catalán.

Un Dakar muy abierto

No solo el Dakar llega abierto en coches a las dunas arábigas, también lo hace en el resto de categorías, sobre todo en las motos, en las que el australiano Toby Price, último ganador del Dakar, ganó su segunda etapa de esta edición y metió presión al estadounidense Ricky Brabec (Honda), líder de la carrera.

En ese fragor por no quedarse descolgado tuvo que abandonar el británico Sam Sunderland (KTM), campeón del Rally Dakar en 2017, que sufrió una caída sin consecuencias graves.

Fue un día malo para el chileno Nacho Cornejo (Honda), que tras ganar la etapa del miércoles le tocó abrir pista y se dejó mucho tiempo, tanto que bajó de la segunda posición de la general a la quinta.

Caso contrario fue el de su compatriota Pablo Quintanilla (Husqvarna), que saliendo más atrás acabó segundo del día y avanzó hasta la cuarta plaza de la general.

Sin rival para Casale

Los quads son la única categoría que parece encaminada. Todo apunta a que el chileno Ignacio Casale será campeón. En cada etapa el ganador de las cuatrimotos en 2014 y 2018 aumenta su ventaja paulatinamente. Esta vez fue segundo, pero en la general ya saca 31 minutos a su compatriota Enrico Giovanni, que es segundo.

En los UTV (buggys ligeros), el ruso Sergei Kariakin es el nuevo líder al desbancar al español José Antonio Hinojo, gran revelación de la categoría, que no pudo retener el primer puesto.

Otro ruso, Andrey Karginov, se asentó en el liderato de la categoría de camiones, en la que la escudería Kamaz apunta a un nuevo triunfo, aunque ya no con su tetracampeón Eduard Nikolaev, cuyo camión se detuvo en mitad de la etapa.

EFE / MV

Categoria: