Kelvin Mendoza: El niño venezolano que se probará con el Millonarios de Colombia

Kelvin Mendoza: El niño venezolano que se probará con el Millonarios de Colombia

El niño venezolano Kelvin Mendoza, un jugador de fútbol de Tumeremo, una zona del sur del país que ha ganado notoriedad por la violencia desatada entre bandas por el control del oro, fue escogido para probarse en el Millonarios de Colombia, una oportunidad para dar un definitivo adiós a las minas.

Este paso, que sin embargo no significa que el jovencito guardameta de 14 años ya integre las filas de Los Embajadores, donde milita y es figura su ídolo y compatriota Wuilker Faríñez, emociona a Mendoza, que se ilusiona con vivir del fútbol.

"Di todo por estar aquí, estoy emocionado y esperando que llegue el día de ir a Colombia", dijo el portero a Efe tras ser seleccionado entre más de 6.000 niños que asistieron al Campamento P.A.N. que organiza el Grupo Polar, la empresa de alimentos más grande de Venezuela.

"Siempre me ha gustado ser portero, hablé con mis entrenadores para que me trajeran acá. Allá (en Tumeremo) tengo mi entrenador, pero no es igual que lo que viví en este campamento", añadió.

Tumeremo, una población rural del estado Bolívar (sur), acaparó los titulares de la prensa venezolana hace dos años, cuando en una masacre al menos 17 personas fueron asesinadas por el control de una mina llamada Nuevo Callao.

La actividad minera siempre ha influenciado las vidas de los habitantes del sur de Venezuela, y más ahora, cuando una plan gubernamental de explotación de recursos conocido como "Arco Minero" pretende transformar la industria y promete dinero fresco, en medio de la severa crisis económica que padece la nación.

El padre del Kelvin, Brisol Mendoza, llegó a probar suerte en la minería, pero hoy ejerce de comerciante, una actividad que dice le permite llevar el sustento a su hogar sin arriesgar la vida en las minas.

El padre del jugador ha sido clave en el desarrollo del muchacho, pero ahora entiende que, para que dé un salto de calidad, el joven debe abandonar el pequeño club de Tumeremo, donde siembre se corre el riesgo sufrir la fiebre del oro, como le ocurrió a uno de los primeros entrenadores de Kelvin.

El espigado joven, quien está por iniciar la educación preparatoria, comparte sus estudios con el fútbol desde hace unos tres años según recuerda su padre, quien relató a Efe que el viaje desde Tumeremo hasta San Joaquín, en el céntrico estado de Carabobo, fue una "travesía".

"Estuvimos dando tumbos, nos perdimos", dijo.

De acuerdo con el entrenador de Kelvin, Jhon Cordero, el joven es positivo, enfocado e insistente, virtudes que le hacen talentoso.

Cordero dijo a Efe que fue el propio jugador quien le convenció de asistir al Campamento P.A.N., al que otros 5 jugadores del equipo sureño se presentaron, sin la misma suerte.

El entrenador aseguró que el joven Mendoza, portero titular de su escuadra, es el jugador con mejor desempeño en la plantilla, por lo que siempre fue su prioridad mostrarlo a la hora de atender invitaciones a partidos amistosos.

Equipos profesionales del sur del país como Mineros de Guayana (actual subcampeón de primera división), Lala FC, Chicó de Guayana y algunos del extranjero han mostrado interés por Kelvin, pero Cordero les ha dicho que no lo cederá de momento, ya que aspira a que antes complete su formación para que tenga mayores oportunidades.

"Aspiro mucho para él (...) que termine de formarse y se luzca en un equipo más grande", señaló.

Junto a Kelvin, otros 15 jóvenes tendrán la oportunidad de estar una semana en las instalaciones del Millonarios, donde además de recibir entrenamiento participarán en amistosos contra distintas categorías y presenciarán un partido del equipo profesional.

Para Kelvin, será una oportunidad de oro.

Pero no echa del metal dorado que se consigue en la mina, sino del que su talento y esfuerzo le pueden conseguir, precisamente, para que jamás tenga que adentrarse en las entrañas de la tierra. EFE /RA

Categoria: