Skip to main content
¡Rafael Santos Borré es el gran héroe para un título plateado!

¡Rafael Santos Borré es el gran héroe para un título plateado!

El esperado momento de la final de Europa League llevó al Eintracht Frankfurt y al Rangers a disputar la gran final en Sevilla. No todo fue bueno en la fiesta del fútbol. Las batallas campales que se presentaron en los alrededores el Sánchez-Pizjuán opacaron la gran organización.

El partido también arrancó con choque. Sebastian Rode terminó con un corte en la cabeza luego de que Lundstram levantara la pierna de más y le impactara con los tacos. Los servicios médicos hicieron el vendaje para que el alemán continuara en el juego.

Los alemanes le apostaron a la presión alta para incomodar la salida y mantener la cancha inclinada desde bien temprano. Sow inquietó con remate de media distancia y Kostic se animó a las aventuras individuales cuando tenía mejores opciones con algún pase a sus acompañantes. Fue muy poco lo que pudo aparecer Rafael Santos Borré.

Los de Glasgow tuvieron que bajar pulsaciones con dominio de pelota e intentando aprovechar cualquier pelota quieta. En un tiro libre, Lundstram ganó el cabezazo e hizo esforzar a Trapp. El Rangers acabó leyendo mejor el partido y jugando con la posesión en el medio.

No hubo cambios para la reanudación y el Eintracht salió a buscar lo suyo otra vez. La puntería no estaba fina para capitalizar los buenos acercamientos y la máxima de aquel que no los hace y los ve hacer iba a tomar sentido.

Ya se notaba cierto nerviosismo en la defensa alemana. Knauff se armó un lío intentando despejar la pelota y, para su fortuna, Kent remató desviado. Solo un par de minutos después, al 57', Tuta no supo coordinar movimientos con el pase atrás de Sow y terminó cayendo. Aribo se fue solo y definió a placer ante Trapp para adelantar al Rangers, reseña marca.

Tuta, no está claro si por vergüenza o lesión en esa acción, fue sustituido de inmediato. El Eintracht necesitaba llegar con más claridad y empatar rápido el compromiso para evitar contratiempos en esa carrera por el título. A decir verdad, el equipo alemán no se encontraba.

Se necesitaba uno que no perdonará y apareció. Rafael Santos Borré había tenido muy pocas participaciones. Kostic se olvidó de los egoísmos y puso un pase espectacular en el área chica. El colombiano supo anticipar y lanzarse con todo para cazar la pelota. El empate era pura ilusión.

Sin muchas piernas y un milagro

De ahí en más, ambos equipos tomaron sus precauciones y decidieron no correr tantos riesgos. Esto hizo que el choque en el medio se intensificara y se generara más desgaste de piernas de cara a la inevitable prórroga.

Borré tuvo otra en el primer capítulo del tiempo extra. Bassey cometió un error en el control y el colombiano la robó para irse de frente a McGregor. Sin embargo, el defensor del Rangers pudo reponerse a tiempo para ir al cierre y evitar el latigazo de derecha que se avecinaba.

El juego rudo tomó protagonismo y la intervención de los kinesiólogos fue oportuna para evitar calambres y otros problemas físicos. Borré fue uno de los más mimados en el corto descanso de la prórroga. Se veía más nervios y tensión que fútbol tras un partido tan intenso.

Un milagro apareció en el arco del Eintracht cuando Davies apareció solo en el área chica y los aficionados azules se disponían a gritar un gol definitivo. Trapp apareció justo para poner una pierna y Kent no pudo darle buena dirección al rebote. El portero también sacó un tiro libre de Tavernier que iba directo a un ángulo. Todo quedó para definirse en los infartantes penaltis.

El héroe debía ser él

Ya había hecho una gesta formidable en la eliminatoria contra el Barcelona, pero Rafael Santos Borré estaba para más. El gol que empató el encuentro no iba a ser muy recordado si no se complacía con un título.

Aaron Ramsey falló su cobro ante el 100% de efectividad del Eintracht y todo quedó para que el quinto disparo definiera el título. Fue el colombiano el que tuvo la responsabilidad y no titubeó. La clavó en un ángulo y grabó su nombre en la historia como el jugador más determinante de esta Europa League.

También, mérito muy especial para Kevin Trapp, quien evitó que el Rangers anotara cuando seguramente no había espacio para empatar de nuevo. El Eintracht Frankfurt domina el trofeo plateado de Europa y asegura su presencia en la próxima UEFA Champions League.

YS (Foto: Twitter)