Se cumplen diez años del juego “casi perfecto” de Armando Galarraga

Se cumplen diez años del juego “casi perfecto” de Armando Galarraga

Este martes se cumple una década desde que el umpire Jim Joyce privó al serpentinero venezolano Armando Galarraga de lograr la mayor hazaña que un pitcher pueda alcanzar en su carrera: el juego perfecto.

El miércoles 2 de junio se enfrentaban en el Comenica Park de la ciudad de los motores los Tigres de Detroit, plagado de venezolanos como Miguel Cabrera, Carlos Guillén y Magglio Ordoñez ante los Indios de Cleveland.

Esa tarde Armando Galarraga estuvo intraficable: 26 bateadores retirados en fila, nadie había llegado a pisarle a salvo la primera base. Ni siquiera Jason Donald (quien hubiese sido el último bateador) y fue claramente puesto out tras un roletazo a primera.

Pero a la historia y al sentido común se interpuso un experimentado umpire quien pasó a las páginas oscuras de la MLB y del beisbol venezolano: Jim Joyce decretó un increíble "safe" para arruinar la joya que hasta ese entonces lanzó Galarraga.

Al día siguiente ambos equipos volvieron a enfrentarse. Nuevamente Joyce y Galarraga se vieron cara a cara y en medio de las lágrimas del umpire, se dieron un apretón de manos. Además al venezolano, previo a ese mismo juego, le obsequiaron un Corvette como consuelo.

En días pasados, Armando Galarraga solicitió a la MLB validar ese juego perfecto una década después y revocar así una de las decisiones más inexplicables y absurdas en las Grandes Ligas.

Aunque muy probablemente la petición no prospere, para Armando Galarraga y millones de venezolanos el 2 de junio de 2010 en el Comenica Park hubo un juego perfecto.

Informe21 / MV

Categoria: