Skip to main content
Se hunde la Superliga: Los seis equipos ingleses renuncian a la competición. Twitter

Se hunde la Superliga: Los seis equipos ingleses renuncian a la competición

Los seis clubes ingleses afiliados a la creación de la nueva Superliga de Europa anunciaron este martes su retirada del proyecto de torneo en medio de una ola de críticas generales.

Manchester City, Manchester United, Liverpool, Chelsea, Arsenal y Tottenham cedieron ante la presión de sus propios aficionados, contrarios desde un principio a la creación de este torneo.

El Manchester City fue el primer equipo en anunciar su abandono. El propio entrenador Pep Guardiola criticó duramente el torneo. "El deporte no es deporte si no hay relación entre premio y esfuerzo", dijo el catalán.

También desde tempranas horas de este martes, en las puertas del Anfield Road, estadio del Liverpool, aparecieron numerosos carteles en contra de la institución y por supuesto de la Superliga.

De momento, continúan afiliados tres clubes españoles: Real Madrid, FC Barcelona y Atlético de Madrid, así como tres italianos, Juventus, Milan e Inter. No ha habido pronunciamiento oficial por parte de estas instituciones.

Ayer lunes, el miembro del comité ejecutivo de la UEFA, el danés Jesper Moller, dijo que los clubes involucrados en la creación de la Superliga que aún siguen en carrera en la Liga de Campeones deberían ser expulsados de la competición.

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin y el mismo mandamás de la FIFA, Gianni Infantino, se mostraron contrarios y amenazaron con excluir a los equipos y jugadores que participaran en la Superliga.

Esta Superliga de 20 equipos es una iniciativa encabezada por los presidentes del Real Madrid, Florentino Pérez y la Juventus, Andrea Agnelli.

Precisamente Florentino Pérez dijo ayer lunes que el objetivo de la Superliga es "salvar al fútbol" por las ganancias que generaría en los grandes clubes que ayudarían a cubrir las millonarias pérdidas agudizadas por la pandemia de covid-19.

Sin embargo, la idea encontró desde el principio una acérrima oposición del mundo del fútbol debido a que los equipos afiliados jugarían permanentemente sin ningún criterio de clasificación de acuerdo al lugar ocupado en la liga local, como sí ocurre en la búsqueda por un cupo a la Champions League, por ejemplo. MV (Foto: Twitter)