El estancamiento del empleo en Estados Unidos arrastra a Wall Street a las pérdidas

Detrás de los descensos de estas dos jornadas han estado los datos sobre empleo en Estados Unidos el mes pasado: el jueves, por el temor a que esas cifras fueran peores a lo esperado y este viernes, porque efectivamente se confirmó que quedaron lejos de lo que habían pronosticado los analistas.

Antes de la apertura del parqué neoyorquino se conoció que, por primera vez desde febrero de 1945, el Gobierno reportó que no hubo cambios en la cifra de empleo neto en agosto y, por tanto, en el índice de desempleo, que se mantuvo así en el 9,1 % ese mes.

Esos datos quedaron muy por debajo de lo previsto por los expertos, que habían augurado que la economía añadiría 93.000 empleos el mes pasado, tras un aumento de 200.000 empleos en julio, que fue revisado al alza desde los 117.000 reportados inicialmente.

La noticia despertó de nuevo los miedos a la recaída en la recesión de la mayor economía mundial, que en los últimos meses ha visto cómo los indicadores macroeconómicos iban demostrando que su expansión ha sido mucho más lenta de lo esperado.

De hecho, ya el jueves la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca revisó a la baja sus previsiones de crecimiento de la economía de EE.UU., que sitúa ahora en el 1,7 % y 2,6 %, respectivamente, para 2011 y 2012, y pronosticó que el desempleo se mantendrá en torno al 9 % en ambos periodos.

Pero los datos sobre empleo en EE.UU. no fueron los únicos factores que provocaron la huida de los inversores de Wall Street, ya que esta jornada el Gobierno presentó demandas contra 17 grandes bancos y entidades financieras en busca de compensaciones por las pérdidas generadas por las hipotecas de alto riesgo.

Entre los demandados figuran Bank of America, Citigroup, Barclays y Nomura, a los que se acusa de vender activos respaldados por hipotecas fraudulentas a los gigantes hipotecarios ahora nacionalizados Fannie Mae y Freddie Mac, y ocasionar pérdidas millonarias durante la crisis financiera que estalló en 2008.

El anuncio oficial se conoció tras el cierre de la sesión en Wall Street, pero la noticia ya había sido adelantada hoy por The New York Times, por lo que algunas de las entidades nombradas por ese diario terminaron con fuertes retrocesos.

No sorprendió que la que más cayó fue nuevamente Bank of America (perdió el 8,34 %), ya que el mayor banco de EE.UU. ya ha sido objeto de múltiples demandas por su papel en la crisis hipotecaria y de hecho hace unos meses acordó pagar 8.500 millones de dólares a un grupo de 22 inversores por la comercialización de bonos respaldados por hipotecas basura.

El sector financiero se dejó en su conjunto el 2,9 % y arrastró consigo a los tres principales índices de Wall Street, que se hundieron en terreno negativo: el Dow Jones cayó el 2,2 %, el selectivo S&P 500 el 2,53 % y el índice compuesto del Nasdaq el 2,58 %.

Así, el Dow Jones ha acumulado estos cinco días un descenso del 0,39 % y el S&P 500 del 0,24 %, mientras que el Nasdaq salva la semana con un mínimo avance del 0,02 %.

Con esos números rojos se van los inversores de fin de semana largo, ya que el lunes los mercados permanecerán cerrados por la celebración del Día del Trabajo en Estados Unidos. EFE

Categoria: