El orangután y el hombre son más distintos de lo que se creía, aún compartiendo 97%