Director de la nueva película de Pixar, enamorado de Venezuela

Estaban buscando una locación para desarrollar su próxima cinta animada, sobre un viejito gruñón y un niño explorador que se ven atrapados en una peligrosa aventura, y decidieron viajar a ese lugar mágico donde no solo pudieron definir sus personajes y la historia, sino vivir ellos mismos una experiencia que califican como única.

UP

Una aventura de altura, la primera cinta animada y en tercera dimensión que ha inaugurado el Festival de Cine de Cannes, se estrena el viernes en Estados Unidos; con Venezuela como uno de sus protagonistas, como dijeron en una entrevista reciente su director, Pete Docter, y el supervisor de la historia, Ronnie del Carmen (de origen filipino).

El viaje, coincidieron, es uno que sin lugar a dudas repetirían.

¿Qué lugares a los que fueron podemos ver en la película?
Enfocamos nuestro viaje alrededor de los tepuyes en Venezuela y Brasil, especialmente Roraima. Escalamos Roraima y pasamos tres noches ahí (en carpas). Tomamos un helicóptero a otro tepuy y después fuimos al Santo Angel, que cambiamos un poquito en la película.

¿Cómo fueron a parar allí?
Estábamos buscando lugares donde poner a nuestros personajes en los que no tuvieran más remedio que estar juntos. Pensamos en una isla tropical, pero vimos un documental de Adrian Warren y dijimos, "¡Tenemos que ir para allá!" Es algo único, muy específico, que realmente necesitábamos experimentar para ponerlo en la cinta.

¿Qué sintieron cuando llegaron a la Gran Sabana?
Ese fue el viaje más magnífico que la mayoría de nosotros hayamos hecho en nuestras vidas. Lo único con lo que puedo compararlo es el momento en Jurassic Park en el que dicen, "Bienvenidos al Parque Jurásico". Aterrizamos en un helicóptero pero no podíamos vernos en contexto con Roraima. Uno se siente tan pequeño frente a esta magnífica montaña. Lo deja a uno sin aliento y uno se queda mirando largo rato. Es memorable no sólo el hecho de estar parado frente a un tepuy, sino saber que estás a punto de escalarlo.

¿Qué tanto cambió este viaje la historia?
Pasamos tres días pintando, tomando muchas fotos. Esto realmente afectó la cinta, tanto en términos de imagen como de la historia... Sacamos muchas ideas de las formas misteriosas que tienen las rocas, que parecen personas. Eso es real y lo pusimos en el filme: así es como presentamos al personaje de Dog (el perro).

¿Cómo esperan que Up afecte esos lugares en términos de turismo?
Creo que, vaya, cuando la gente vea esto... Cuando vean el documental que hicimos en el DVD querrán ir y espero que todos sean respetuosos del lugar y no lo arruinen, porque son sitios realmente hermosos.

Le presentamos al público un lugar que no sabíamos que existía... Es algo realmente bueno para Venezuela. Esto existe en nuestro planeta y es maravilloso, deben estar muy orgullosos. Espero que la gente tenga una conexión emocional y respete el sitio, lo trate con reverencia, se deje fascinar sin dañarlo.

¿Los cambió de algún modo a ustedes el viaje a la Gran Sabana?
Sí. Creo que en Norteamérica es difícil estar lejos de la gente, aislado. Para mí fue una oportunidad realmente única, muy especial. Muy pocas personas han pisado esos lugares.

¿Considerarían volver para una Parte II?
Sí, me encantaría. Los que fuimos (de Pixar) dijimos que teníamos que volver para una gira de reencuentro. Es realmente una aventura. El olor, el sabor de los lugares, es de verdad maravilloso y único.

Fuente: http://www.latercera.com/contenido/726_132978_9.shtml
YU