Presidente ruso visita estación del Metro de Moscú que fue atacada

El Ministerio de Situaciones de Emergencia dijo que 38 personas murieron y más de 60 resultaron heridas, la mitad de ellas graves, en los atentados perpetrados hoy en la hora punta en las estaciones Lubyanka y Park Kultury.

"Según los datos preliminares, los atentados fueron cometidos por grupos terroristas que tienen relación con el Cáucaso Norte. Esta es la versión principal", señaló Bórtnikov, quien informó al respecto al Presidente ruso, Dmitri Medvédev, según las agencias rusas.

Bórtnikov aseguró que "en el lugar de las explosiones se encontraron fragmentos de los cuerpos de dos mujeres suicidas (...), que se cree proceden del Cáucaso Norte".

Las fuerzas de seguridad rusas buscaron durante el día a otras dos mujeres que acompañaban a las terroristas suicidas hasta la entrada del Metro moscovita y que fueron filmadas por las cámaras de seguridad del Metro.

El FSB, cuya sede se encuentra en la misma plaza Lubyanka, en cuyo Metro fue cometido uno de los atentados, abrió una investigación para aclarar quién cometió y organizó los ataques terroristas.

GUERRA SIN CUARTEL

Horas antes de visitar la estación de Metro, el Presidente ruso había declarado una guerra sin cuartel contra el terrorismo. "La política de aplastamiento del terror en nuestro país y la lucha contra los terroristas continuará. Proseguiremos las operaciones contra los terroristas sin vacilaciones y hasta el final", señaló Medvédev, según informó el Kremlin a través de un comunicado.

El Mandatario se mostró convencido de que los terroristas querían causar la "desestabilización de la situación en el país y en la sociedad".

"Esto, evidentemente, es la continuación de la actividad terrorista", dijo Medvédev, quien lamentó que las medidas antiterroristas adoptadas hasta ahora fueran "obviamente, insuficientes".

El Presidente ruso subrayó la importancia de "reforzar" la seguridad antiterrorista y aplicar esas medidas no sólo a escala local sino nacional.

"Prevenir atentados de esta clase es un asunto complicado, al igual que garantizar la seguridad en el transporte", dijo.

El jefe del Kremlin instó a las fuerzas de seguridad a "controlar con firmeza la situación", pero "sin violar los derechos de los ciudadanos".

También instó a las autoridades a ofrecer toda la ayuda necesaria a las víctimas, a sus familiares y a otros afectados por el pánico causado por el atentado.

En agosto pasado, Medvédev anunció la ampliación de la campaña contra el terrorismo en el Cáucaso Norte, tras otro atentado suicida perpetrado contra un edificio de la policía en la república de Ingushetia, en el que murieron 24 personas.

Fuente: http://www.latercera.com/contenido/678_237629_9.shtml

YU

Categoria: