Científicos venezolanos desarrollan tratamientos regeneradores con células madres

Adelantó que posiblemente a futuro se atiendan otro tipo de situaciones como infarto grande al miocardio, posiblemente regeneración de cornea, pero apenas son estudios que están iniciando.

El científico alertó que si bien las células madres representan un importante avance científico-médico, es un procedimiento delicado que debe ser tratado de forma moral y ética, debido a que existe un importante número de denuncias de prácticas con células madres que -por mal procedimiento- ha ocasionado graves lesiones al paciente en lugar de beneficios.

“En la actualidad hay muchas ofertas engañosas de tratamiento con células madres en enfermedades donde no ha sido demostrado ningún tipo de éxito en este tratamiento. Indicamos, luego de años de investigaciones y experimentaciones en animales, que sólo en estas tres áreas mencionadas es posible la efectividad del procedimiento”, insistió Romano.

Ciencia para beneficio social

El doctor Egidio Romano indicó que el trabajo para desarrollar este innovador procedimiento será totalmente de la mano con los médicos clínicos (médicos tratantes), quienes señalarán la situación del paciente y el posible tratamiento del paciente.

Por su parte, el también científico José Cartier, consideró: “Pensamos y estamos seguros que podremos ofrecer de forma gratuita estos procedimientos para lo cual esperamos contar con ayuda y aportes que permitan responder a la demanda que esto podría tener. Lo importante es que lleguemos a los hospitales ofreciendo esto de manera gratuita”.

Respecto a las experiencias, Cardier mencionó dos casos principales: Un primer caso, desarrollado en el hospital Miguel Pérez Carreño en el cual se extrajeron células para la regeneración de la rodilla de un paciente y otro, realizado hace mes y medio en un paciente del Clínico Universitario que no se le formaba parte del hueso y recibió células madres extraídas de la médula ósea.

Procedimiento exitoso

En un caso de regeneración de hueso, el doctor Romano explicó: Se extrae médula ósea (se sacan entre 8 y 10 cc del hueso iríaco), se coloca en un cultivo de traslado al laboratorio (Unidad de Terapia Celular) para la aplicación de proceso de separación de células madres de aquellas células con núcleo de glóbulos rojos (aislamiento).

Posteriormente, indicó el científico, las células madres se colocan en una placa de cultivo (frascos de plástico que poseen filtros que evitan el paso de bacterias) y duran aproximadamente tres semanas en una incubadora donde las células madres aisladas reciben nutrientes que favorecen su multiplicidad; finalmente, se realiza un procedimiento denominado diferenciación que trata de colocar a las células madres sustancias que permiten la captación del mensaje sobre la función que ahora deberán cumplir (sea formación de huesos o regeneración de tejidos).

Romano indicó que luego de la mezcla de las células madres con colágeno, listas para el implante, transcurren entre tres y cinco meses para iniciar el proceso de formación del hueso. ABN

Categoria: