Donald Trump vuelve a la carga contra Obama pero encuestas lo siguen dando perdedor

La ciudadanía norteamericana del presidente demócrata, nacido en Hawai de padre keniano, es cuestionada desde hace años por sectores conservadores de Estados Unidos, a pesar de haber sido demostrada con documentos.

Según una encuesta ABC/Washington Post, en el hipotético caso de que ganase la investidura republicana para la elección presidencial de 2012, Trump obtendría un 34% de votos, contra un 49% para Obama.

La encuesta puso además en evidencia la falta de entusiasmo de los electores republicanos por los potenciales candidatos que hasta el momento se han mencionado como posibles aspirantes a la Casa Blanca.

Menos de la mitad --precisamente un 43%-- dicen estar satisfechos con los candidatos, y un 40% declaró estar descontento. Mitt Romney, con un 16% de intención de votos en la futura primaria, es el único cuyo resultado se mide en dos dígitos, seguido por el propio Trump, (8%) y por Mike Huckabee (6%).

Aún así, algunos analistas consideran que el fenómeno de una eventual candidatura presidencial de Trump --que inquieta al establishment político-- no debe ser tomada a la ligera, por descabellada que parezca.

Según el editorialista liberal Eugene Robinson, del Washington Post "es como si anunciasen que una trucha lidera la vuelta ciclista de Francia", pero "si ha decidido ahora tomarse en serio a sí mismo, me temo que nos veamos obligados a hacerlo nosotros también".

"Poner en duda la nacionalidad del presidente --comenta Robinson-- comenzó como una maniobra para llamar la atención, y funcionó, pero ahora se convirtió en tema central de la candidatura de Trump". AFP

Categoria: