¿Sobrevivirá el magnate Donald Trump a la política, su nuevo papel resultará atractivo?

Cualquier desastre partidista vinculado con Trump tendrá consecuencias en el sur de la Florida, el mayor centro de su imperio inmobiliario con sede en Nueva York.

“Creo que ha sido muy útil”, dijo Trump el lunes, cuando The Miami Herald le preguntó cómo la política electoral presidencial pudiera influir sobre los que compran sus apartamentos. “Sólo me interesa ganar”.

Otros ven que la política finalmente está devaluando una de las marcas inmobiliarias más famosas, ya que las fuertes críticas de Trump a la ascendencia y el carácter del presidente Barack Obama afectan negativamente a los compradores.

Los que compran propiedades de Trump “tienden a ser gente rica y liberal”, dijo Jerry Powers, ex editor de una revista de Trump y veterano cronista de los ricos y famosos. “Los que compran propiedades de Trump no sólo adquieren la propiedad sino los reflectores y la marca”.

Pero el abogado inmobiliario miamense John Sumberg considera que tanta atención es lucrativa para Trump.

“¿Cuál es su verdadero valor? No es lo que sabe de bienes raíces, no es su capital. Es su nombre”, dijo Sumberg, cuya firma, Bilzin & Sumberg, representa a The Related Group, antiguo aliado de Trump. “La imagen es la imagen”.

Calcular las oportunidades políticas de Trump pudiera ser tan complicado como calcular su valor en una transacción inmobiliaria. Su historial en el sur de la Florida incluye dos proyectos hoteleros fallidos, uno que entregó a un banco y otro que lideró a la región durante el auge de bienes raíces.

En cada uno de esos dos proyectos los urbanizadores le pagaron a Trump una cuota de licenciamiento para permitirles usar su nombre, un acuerdo lucrativo que le permitió a Trump sacar partido del auge de la venta de apartamentos en el sur de la Florida sin siquiera tener que colocar un ladrillo.

Esos acuerdos comenzaron aquí en el 2001, cuando Trump firmó con Michael y Gil Dezer para comercializar tres torres de apartamentos en Sunny Isles Beach.

“Valió hasta el último centavo”, dijo Gil del acuerdo que él y su padre firmaron con Trump. “La marca de Donald Trump es él mismo. Es lo que dice, no importa si se mete en problemas o no”.

Las tres torres Trump de Dezer, incluido un apartotel, declararon fuertes beneficios mucho antes del colapso del mercado. Pero un segundo proyecto en Sunny Isles con los Dezer y The Related Group, todavía tiene 25 por ciento de los apartamentos sin vender. The Related también firmó con Trump una torre de apartamentos en Hollywood que se inauguró en el 2009 con la mayoría de las unidades sin vender, para después entregarla a los acreedores en noviembre.

Dos apartoteles en Fort Lauderdale también firmaron acuerdos con Trump. Uno se construyó pero está vacío, lo que provocó demandas de compradores contra el urbanizador Roy Stillman y el propio Trump. Entre las alegaciones contra Trump estuvo que se presentó como urbanista del Trump International Hotel and Tower, cuando de hecho Stillman sólo lo contrató para fines de mercadotecnia.

“Mis clientes decidieron no invertir en otros proyectos y colocaron aquí su dinero porque Donald Trump era el urbanizador”, dijo Joseph E. Altschul, abogado de Fort Lauderdale que representa a compradores en el Trump International Hotel. “El hombre tiene una plataforma para llegar a millones de personas”.

Pero en la campaña, Trump echa mano a algunos de los elementos más controversiales del movimiento contra Obama.

Se ha cuestionado si Obama asumió la presidencia ilegalmente ocultando el verdadero lugar donde nació. “Existe por lo menos una buena oportunidad de que Barack Hussein Obama haya destrozado nuestra Constitución”, escribió Trump en una carta del 8 de abril a The New York Times.

La semana pasada, en un mitin de partidarios del Tea Party en Boca Raton, se cuestionó cómo Obama llegó a la Universidad de Harvard y alegó que Bill Ayers escribió Dreams of My Father, éxito de librería de Obama. Trump, quien acreditó a un escritor independiente en la portada de su éxito de librerías Art of the Deal, dijo que la autobiografía de Obama estaba magníficamente bien escrita, pero que su siguiente libro, The Audacity of Hope, parecía “escrito por un muchacho de secundaria”.

La abrasividad no es nueva para un personaje como Trump, más conocida por eliminar a los participantes en el programa de televisión The Apprentice con la frase “Estás despedido”. En el 2006 calificó a Rosie O’Donnell, presentadora de televisión, de “fracasada” y este mes respondió a críticas de Robert DeNiro señalando que el actor “no es la luz más fuerte del planeta”.

Pero incluso antes de que Trump comenzara a romancear en público con una posible candidatura en el 2000, sus críticas a Obama lo han atado a una línea política conservadora de una manera no vista antes.

Su fuerza entre los candidatos también ha provocado un mayor análisis de sus acuerdos de negocios, como las declaraciones de bancarrota de casinos e investigaciones normativas a su escuela en internet, la Universidad Trump.

Pero aunque los bienes raíces pueden complicarle los asuntos políticos a Trump, es lo contrario lo que pudiera fortalecer la participación financiera en el sur de la Florida.

Sólo Nueva York tiene más propiedades de Trump a la venta que el sur de la Florida. Cuando todavía quedan cientos de apartamentos costosos de Trump por venderse en Hollywood y Sunny Isles, millones de dólares pudieran estar en juego mientras los compradores del sur de la Florida sopesan el atractivo de un nuevo Trump partidista.

Peter Zalewski, fundador de la casa de corretaje inmobiliario Condo Vultures y analista del sector en el sur de la Florida, dijo que la causa antiObama de Trump provocará rechazo entre algunos compradores.

“¿Por qué toma una posición política en los negocios?”, preguntó. “¿Por qué separarse así de la gente?”

Las cifras de Trump en las encuestas pudieran ofrecer una pista. Una nueva encuesta de Public Policy Polling coloca a Trump muy por delante de otros posibles candidatos republicanos: 26 por ciento, comparado con 17 por ciento para Mike Huckabee y 15 por ciento de Mitt Romney. El propio Trump ofrece otras cifras cuando se le pregunta cómo la política está afectando sus negocios.

“Envíale al Herald los números de anoche”, le dijo Trump a un asistente durante una breve entrevista por teléfono el lunes. El informe mostró que Celebrity Apprentice tuvo un aumento de 6 por ciento en el índice de sintonía la semana pasada, sobrepasando a todos los demás programas de las 10 p.m.

Ese estatus de celebridad llevó a Barry Silverman, abogado y corredor de Nueva York, a pagar un depósito de $143,000 por una unidad apartotel en Trump International en Fort Lauderdale.

Silverman es ahora uno de los que ha demandado a Trump por fraude, pero eso no ha hecho que el corredor inmobiliario haya dejado de mostrar a sus clientes unidades de Trump en edificios de todo Manhattan.

“¿Perderá valor su divisa? No sabemos aún”, dijo Silverman. “Pudiera impulsar su campaña. Trump es un maestro en esas cosas”.

Fuente: http://www.elnuevoherald.com/2011/04/25/v-fullstory/929103/sobrevivira-t...

YU

Categoria: