Dormir al aire libre es beneficioso para la salud

De acuerdo con Wright, la vida moderna ha aumentado los tiempos de vigila y la exposición a la luz artificial, a la vez que se ha reducido la cantidad de luz solar a la que exponemos. Y todo esto trastoca nuestro reloj interno, causando en la población abundantes trastornos del sueño.

Para comprobar si este problema es reversible, Wright y sus colegas estudiaron los ritmos circadianos de 8 participantes durante una semana normal de trabajo rutinario, actividades sociales y actividades de ocio habituales. Luego les llevaron de viaje a un camping en una zona de montaña, donde solo se les permitió exponerse a luz solar y a la luz de las hogueras, prohibiéndoles el uso de cualquier aparato que produjese luz artificial (como teléfonos y linternas).

Los análisis mostraron que en el entorno urbano en que vivían había un retraso medio del reloj circadiano de dos horas, debido a que se demoraba la síntesis de la hormona melatonina, inductora del sueño, lo que hacía que sus niveles aumentaran después de la medianoche y descendieran dos horas después de levantarse, causando somnolencia durante las primeras horas de la mañana.

Sin embargo, tras la exposición exclusiva a la luz natural durante una semana de campamento, los relojes internos de los sujetos se sincronizaron, y empezaron a sentirse espabilados y alerta durante la mañana, así como a conciliar el sueño con más facilidad al caer la noche.

"Podemos evitar los trastornos del sueño si no abusamos de la luz eléctrica a altas horas de la noche y nos exponemos a la luz del sol durante el día", concluye Wright, que además de ir de acampada recomienda dar paseos matutinos, salir a almorzar al aire libre y apagar antes de la medianoche tanto los ordenadores y las tabletas como la televisión o cualquier otra pantalla.

Fuente: http://panorama.com.ve/portal/app/push/noticia83991.php

AJ

Categoria: