El peso del Estado se hace cada vez mayor en la economía venezolana