La economía venezolana colapsará en 2014

El modelo socialista de Venezuela sufrirá un nuevo revés en 2014. Mientras el Gobierno intenta reprimir las manifestaciones populares de descontento en las calles del país, la economía se tambalea como un castillo de naipes a punto de desplomarse encima de las cabezas de los venezolanos y sus gobernantes. Así lo demuestran las estimaciones que ha difundido SR Solchaga Recio en su estudio Perspectivas América Latina 2014, un análisis que prevé el colapso económico y sitúa a la nación entre las peores de la región en el ámbito financiero.

“La situación y perspectivas económicas han empeorado. El cuadro general es de caída en actividad, inflación rampante, déficit fiscal incontrolado, escasez de bienes básicos, sobrevaloración de la moneda, reducción de reservas o alzas del riesgo país”. Esta es una de las contundentes conclusiones a las que llega el estudio, según el cual, Venezuela sigue teniendo como asignatura pendiente equilibrar otras áreas estratégicas como son la “escasa inversión, financiación exterior, limitada capacidad administrativa, sobre-dependencia petrolera, infraestructura inadecuada o elevada corrupción”. Elementos que conllevaron a que la agencia S&P y Moody’s rebajara la calificación nacional hasta el ‘bono basura’, a pesar de los elevados flujos de divisas procedentes del petróleo.

Image

La situación económica permite prever que Venezuela terminará el año con una caída del Producto Interno Bruto (PIB). El análisis estima que el presente ejercicio cerrará en -0,6%, lo que se traduce en una caída del 40% con respecto a 2013 y de cinco puntos porcentuales si se compara con el mismo período de 2012. Un dato preocupante cuando se calcula que otras economías de la región como Perú, Colombia y Chile alcancen un crecimiento del 5,7%, 4,5% y 3,9%, respectivamente; mientras que Venezuela será el único país de América Latina en registrar una cifra negativa.

El análisis explica que “el PIB se ha desacelerado notablemente frente al bienio anterior, por el decaimiento en todos los rubros de demanda, en especial la inversión y las exportaciones”. Por lo que precisa que “en 2013, su expansión rondó el 1,5 por ciento y este año podría contraerse un 0,6%. El superávit corriente, mientras, se mantendrá cerca del 3% del PIB en 2014 ―lejos del 8% que promedió entre 2005 y 2012―, fruto de la moderación del superávit de bienes y el mayor déficit del resto de cuentas”.

Image
Image

A la caída de la producción se sumará una inflación descontrolada. Según Perspectivas América Latina 2014, la tasa inflacionaria alcanzará el 56% interanual, manteniéndose en el trágico nivel registrado durante el año pasado y situándose como una de las tasas más altas de todo el mundo y sólo comparable con estados en guerra.

Venezuela y Argentina son los únicos países de la región que obtendrán una inflación de dos dígitos para el cierre del año 2014, lo que demuestra los desaciertos de sus políticas económicas, ya que las demás naciones tendrán una tasa que oscila entre el 0,9% y el 6,3%. De ahí que el estudio afirme que “la economía sigue acercándose al colapso, empujada por una política económica errática, agresiva e insuficientemente reformista”.

Ausencia de los ‘verdes’

El estudio también valora la situación de las divisas y aclara que “se efectuó otra devaluación encubierta de los bienes no esenciales a través del SICAD, el segundo instrumento de subasta de divisas”, pero esto no es todo, ya que se considera que “la brecha con el dólar paralelo, siete veces más caro, sigue siendo preocupante, por lo que pronto podría aparecer un ‘SICAD-2’”. Como si se tratase de una premonición, este nuevo sistema será un hecho en los próximos días y permitirá las transacciones para la compra-venta de divisas a través de operaciones con bonos, y cuyos intermediarios serán los bancos públicos y privados, las casas de bolsa y la Bolsa Pública de Valores.

La situación se agrava cuando se conoce que, a pesar de las devaluaciones, es ineludible un ajuste fiscal para 2014, ya que el déficit podría haber rozado el 7% del PIB en 2013. “Se consideró una rebaja del subsidio de combustible, que ha mantenido los precios en niveles ridículos, pero parece por ahora aparcada. Esta medida tendría que confrontar la presión popular, sobre todo si no se revisa la “petro-diplomacia” de los últimos años, que ha suministrado petróleo a los aliados a precios muy ventajosos”, puntualiza.

A lo que se suma que las reservas que terminaron el pasado año en mínimos ―por debajo del 6 por ciento del PIB―, lo que podrá conllevar a una “economía que se encamina a cámara lenta hacia una crisis de balanza de pagos de consecuencias impredecibles”.

Image

Las perspectivas no parecen más optimistas para los próximos años. El estudio aclara que, de mantenerse las políticas económicas, Venezuela padecerá de “hiperinflación, desbarajuste cambiario y fiscal, por lo que se requiere de un diagnóstico adecuado y de actuaciones drásticas y urgentes que, sin embargo, podrían de nuevo retrasarse”. Una situación que se alargaría al largo plazo si los desequilibrios estructurales siguen sin ser abordados, lo que desencadenaría en una dominancia fiscal y un mayor riesgo de una crisis de balanza de pagos.

Por Informe21.com/ @JosePuglisi

Categoria: